MG

Chiltepec: La Travesía de día de Muertos


Crónica // Lucio Mejía

Chiltepec, Oax. Noviembre 05.-  Hablar de día de muertos en Chiltepec, te trae a  la mente los altares,  el pan, y por supuesto el inigualable mole.

En los recorridos por los altares, o con los conocidos del Municipio, uno puedo degustar de los ricos platillos que preparan las personas, y que nos invitan a probarlo.

En un travesía muy peculiar, que un servidor inició desde muy temprano, la sorpresa fue grata porque por la mañana me invitaron a desayunar en casa de la familia Olmedo Avendaño, donde para envidia de muchos al leer esta crónica, fue un mole riquísimo con ese toque de azúcar a la medida, por supuesto no podía faltar un tamale de “masa cocida” de guajolote, y para acompañar una taza de chocolate de agua.

Ya con el estomago contento, y una flojera que se apoderaba de mi ser, me di paso a visitar el panteón, donde presencié la misa que se oficiaba, y capture algunas postales, que disfrutaran en otras notas relacionadas en nuestro portal de información.

Por la tarde asistí a casa de la familia Gutiérrez José, donde ¿qué creen que comí?, mole, digo no me quejo, al contrario el comer mole en las casas donde asistía era una bendición, me comí un rico plato de mole con arroz, y de postre una pieza de pan de chocolate que la familia elabora desde hace muchos años.

Cabe señalar que la lluvia, no cesó en todo el día, cosa que no fue impedimento, yo iba preparado sicológicamente a mojarme, una vez agradeciendo me dispuse a ir a otro evento en la cabecera municipal, una gran pelea de gallos, que reitero  a pesar de la lluvia, los fieles aficionados estaban haciendo presencia en este Derby, al lugar llegué con unos amigos y un colega de la radio local del municipio.

Presenciamos el evento, muy bueno, se lograba sentir la euforia de los asistentes. Para esto la noche se hizo presente, me disponía ir a visitar otra familia de la cual había recibido una invitación.

Era la casa de toda una institución, del señor Gil Ferrer, donde me recibieron con una bebida fuerte pero para agarrar valor, si, con un caballito de mezcal puro de Oaxaca,  recuerden no Oaxaca solo son marchas, si no gastronomía y bebidas.

Si, adivinaron, un gran plato con dos tamales de especia bañados con mole, fue fenomenal, delicioso, para eso la familia tenía otros invitados a los que aborde para preguntar cómo se la estaban pasando, y de manera unánime todos coincidieron en que era todo delicioso.

Después de esos tamales vino un plato de mole, y ya no les cuento lo bien que me la pase ahí, pero no, todavía no acaba la travesía, faltaba una casa para cerrar con broche de oro, así que me dirigí a visitar a la familia Verdeja Malpica, cuál fue mi sorpresa, al llegar me esperaban con un plato de mole, pero un servidor, ni tardo ni perezoso se metió hasta la cocina, imagínense, el aroma a todos los ingredientes del mole, el aroma al arroz, el aroma a frutas, a lo que es la esencia del día de muertos; me senté en la mesa junto con los miembros de la familia, y entre la comida se contaban anécdotas, y las creencias de estas fechas.

Entre la plática escuche a una persona decir, que lo que hace viviente esta tradición es la fe que se tiene porque eso marca la pauta para seguir recordando y esperando a nuestros seres queridos.

Chiltepec la tradición de muertos, que mantienen vivo a todos.

.

.

.

.