.

.

Cuatro bandas y 4 líderes (ya identificados) se disputan el control del robo de combustible en Puebla

Por Magarely Hernández


Ciudad de México/Puebla, 9 de mayo (SinEmbargo/PeriódicoCentral).- La pelea en el municipio de Palmar de Bravo y las zonas aledañas por el control del robo de combustible se concentran entre la banda de Antonio Martínez, “El Toñin” y Saúl o Roberto N., “El Bukanas”, pero además las autoridades han identificado a otros dos capos que participan en la pelea por el territorio Ruselbi Vargas Hernández, “El Ruso”, y Adolfo Jiménez, “El Vieja”.


El gobierno de Puebla reveló que “El Bukanas” y la gente que trabaja para él —como Ruselbi Vargas y Adolfo Jiménez— están involucrados con Los Zetas y que los enfrentamientos que han sucedido en los últimos días se dan porque un grupo contrario pelea la plaza.

Este fin de semana, Tony Gali confirmó que “El Toñin” está identificado entre las organizaciones en pugna y que fue el responsable del enfrentamiento con militares que dejó 10 muertos en Palmarito Tochapan la noche del 3 de mayo.


Los cuatro están prófugos de la justicia, pero tanto el gobierno estatal como el federal han advertido que seguirán los operativos en la zona para capturarlos a ellos y a cualquiera que tenga que ver con el robo de hidrocarburo.


Estos son los capos del huachicol que hasta el momento han sido detectados operando en Palmar de Bravo:

“EL BUKANAS”
Roberto o Saúl N. es el líder “Los Bukanas”, banda que está ligada a la organización criminal de Los Zetas. A “El Bukanas” se le responsabiliza por la ejecución de tres agentes de la Fiscalía Especializada de Investigación en Delitos de Alto Impacto (FISDAI), Oscar Tecuapacho, Luis Falcón y Manuel Santos, que se encontraban haciendo trabajos de investigación en la zona tras el secuestro de cuatro personas el pasado jueves 9 de marzo en el municipio de Palmar de Bravo.

Además, tenía relación directa con José Isaías Velázquez Reyes, presidente municipal de Atzitzintla, quien se encuentra detenido y fue vinculado a proceso por entregar a los agentes de la FIDSAI a “Los Buakanas”.

Según ha trascendido, “El Bukanas” se mantiene escondido en el municipio de Ciudad Mendoza, perteneciente al estado de Veracruz. Durante un segundo enfrentamiento ocurrido en Cuesta Blanca y La Encrucijada, fueron detenidos dos cómplices de “El Bukanas”, entre ellos Miguel Ángel V., alias “El Cuije”, de 25 años, quien es el segundo al mando de “Los Bukanas” y es requerido por la Procuraduría General de la República después de ser detenido el pasado 30 de marzo durante un enfrentamiento en la Encrucijada y Cuesta Blanca, en el municipio de Palmar de Bravo.

Es considerado de alta peligrosidad y entre sus antecedentes criminales está homicidio, robo de hidrocarburo y portación ilegal de arma de fuego exclusiva del Ejército. El día de su detención resultó herido por arma de fuego en el tobillo izquierdo.



“EL TOÑIN”, ANTONIO MARTÍNEZ
Antonio Martínez Fuentes es el responsable de la emboscada contra los militares la noche del 3 de mayo en Palmarito Tochapan que dejó como saldo un niño, una mujer, cuatro civiles y cuatro militares muertos además de 14 personas detenidas en un doble enfrentamiento.

“El Toñin” era un humilde campesino que se dedicaba a la siembra y comercialización de la zanahoria. Aproximadamente hace cinco meses, se convirtió en “un millonario que se dedica a controlar el negocio de la extracción y venta de combustible robado en la zona del Triángulo Rojo en Puebla”, por lo que ahora pelea la plaza con “Los Bukanas”.

Fuentes informaron a Periódico Central que el segundo al mando de “El Toñin” es su hermano es Marcelino Martínez Fuentes, quien solo se enfoca en el robo de hidrocarburo, pues Antonio Martínez también se dedica a la trata de personas y contrabando de drogas.

Pobladores de Palmarito Tochapan dicen que el nuevo sueño de “El Toñin” es llegar a ser alcalde de Quecholac. Días después del enfrentamiento y que el gobernador del estado, Antonio Gali Fayad confirmara que “El Toñin” fue el responsable del enfrentamiento en Palmarito Tochapan, diversos medio de comunicación comenzaron a publicar una supuesta foto de él; sin embargo, pobladores de la localidad dijeron que la imagen filtrada es falsa y se hizo para proteger la identidad del llamado “amigo del pueblo”.

Durante el enfrentamiento en Palmarito Tochapan murió uno de los primos de Antonio Martínez, conocido Paulo o Paulino Martínez, quien fue abatido por el Ejército en el mismo enfrentamiento ocurrido el pasado 3 de mayo mientras intentaba protegerse en su casa.

A decir de testigos, Paulo o Paulino fue ejecutado por el Ejército Mexicano. Elementos de las fuerzas castrenses lo obligaron a ponerse de rodillas y después le dispararon.


“EL RUSO”
Ruselbi Vargas Hernández, conocido como “El Ruso” o “El Rucel” vive en San Simón Yehualtepec y es uno de los miembros de la banda “Los Bukanas” que también controla parte del territorio en el poblado de Palmarito Tochapan.

Es uno de los principales líderes huachicoleros y tiene a su cargo a un grupo de 60 hombres encargado de ordeñar ductos, pero también se le ubicar por secuestrar y extorsionar, según publicó el diario nacional Excélsior.

“EL VIEJA”
Gustavo Adolfo Jiménez Martínez “El Vieja”, es otro de los líderes huachicoleros en Palmarito Tochapan y también pertenece a la banda de “Los Bukanas” que está ligada a Los Zetas. Porta armas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas como los rifles de asalto AK47, R-15 y pistolas calibre .38; este perfil también fue dado a conocer por Excélsior.

Su segundo al mando es Noé Bernardo Silva, alias “El Cuca”, quien se encarga de cobrar las cuotas de extorsión que oscilan entre los 3 mil y 20 mil pesos semanales a comerciantes y dueños de empacadoras de hortalizas.

Tanto “El Ruso”, como “El Vieja” y “El Cuca” tienen a su cargo a diversos hombres que provienen de Veracruz y realizan varios recorridos en las rancherías a bordo de camionetas Pick Up blindadas.

En la población, es sabido que tienen redes de complicidad con trabajadores de Pemex, policías municipales, estatales y federales que los apoyan en la ordeña del combustible.