.

.

Encuentran restos de Adame; octavo periodista asesinado (+infografía)

Después de 40 días de desaparecido, la Procuraduría General de Justicia de Michoacán confirmó la muerte del periodista Salvador Adame Pardo, cuyos restos fueron calcinados, informó el titular de la dependencia, José Martín Godoy Castro.

“Después de realizar la toma de muestras que marca la ley en estos procedimientos, por parte de especialistas de la Dirección de Genética, las pruebas de ADN permitieron corroborar que los restos pertenecen a quien en vida se llamó Salvador Adame Pardo”, dijo el procurador en conferencia de prensa.

Adame Pardo desapareció el 18 de mayo pasado, en el municipio de Francisco J. Múgica, Michoacán. Era director de Canal 6TV en Nueva Italia, Michoacán. Con su muerte suman ocho periodistas asesinados en lo que va del año, según cifras de la organización Artículo 19.

Desde ese día, según informó el procurador, comenzaron las diligencias de campo, durante las cuales se encontraron restos humanos en la carretera que conecta a las localidades de Nueva Italia y Lombardía, en el municipio de Gabriel Zamora, a la altura del Puente del Márquez, en un lugar llamado la Barranca del Diablo.

Como parte de los trabajos de investigación en los participó el Ejército Mexicano, el 21 de junio pasado fueron capturados los presuntos delincuentes Ignacio Rentería Andrade, a “El Cecinizo” y Daniel Rubio Ruiz, “El Cabezón” o “El Cabezas”.

Al ser interrogado, Rubio Ruiz aseguró conocer desde la infancia a Salvador Adame y reveló que por ello indagó sobre su desaparición, encontrando que ésta se originó por problemas personales con un delincuente apodado “El Chano Peña”.

Sobre el homicidio y antes de conocerse el hallazgo de los restos del comunicador, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exhortó a los tres niveles de gobierno a llevar a cabo la investigación correspondiente para llevar a la justicia a los responsables del homicidio de Adame Pardo, al tiempo de  expresar sus condolencias a familiares, amigos y colegas de la víctima.