MG

Importante incrementar sanciones económicas a quienes realicen llamadas de broma al 911: Atristain Orozco






·         Adriana Atristain pide a la ciudadanía evitar llamadas falsas que provocan el desplazamiento de unidades.



San Raymundo Jalpan, 04 de marzo del 2018.- Luego de que el día de ayer se diera la noticia de dos llamadas anónimas para reportar artefactos explosivos, en primera instancia en el Instituto Tecnológico de Oaxaca y posteriormente en las instalaciones de la Sección 22, en el edificio de cristal, las cuales fueron falsas; la diputada local, Adriana Atristain Orozco consideró importante incrementar sanciones económicas a quienes realicen llamadas de broma al 9-1-1.



En ese sentido; la diputada por el Distrito XXI recordó que el pasado mes de septiembre de 2017, presentó ante el pleno de la LXIII Legislatura una iniciativa de reforma al artículo 231-BIS del Código Penal del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, con la finalidad  de que se incrementen las sanciones en materia económica a las personas que reporten hechos falsos a las corporaciones, así como también, porque el infractor reincida.



La diputada, indicó que la importancia de incrementar las sanciones nació por la necesidad de garantizar la seguridad de la población y auxilio por parte de diversas autoridades gubernamentales para accesar de inmediato en los casos de emergencia a través de los servicios de comunicación desde el dispositivo móvil o fijo.



“La pena establecida actualmente en el Código Penal del Estado Libre y Soberano de Oaxaca es difícil de poder ejecutar, sin embargo al afectar la economía de los infractores, es donde se puede concientizar a la ciudadanía en disminuir las llamadas falsas o de broma”, aseguró Atristain Orozco.



 Por último, la Legisladora reconoció que aun cuando se han implementado diversas campañas de concientización en los diferentes medios de comunicación para tratar de disminuir el índice de llamadas falsas o de broma al 911, éstas no se reducen por nula aplicación de las sanciones.



.

.

.

.