MG

.

.

La guerra política entre Murat y URO deshacen al PRI y ahora van por el control de otros partidos



Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax.- Al ex gobernador José Nelson Murat Casab no le basta tener como gobernador a su hijo Alejandro Murat Hinojosa para mantener el control del estado de Oaxaca, sino que quiere asegurar la próxima gubernatura para su familia e incondicionales.

Por ese afán y su evidente pugna con el ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz se le está deshaciendo el PRI estatal con renuncias como la de Samuel Gurrión Matías, de Manuel Teófilo García Corpus y muy probable también de Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, ex colaborador del presidente Enrique Peña Nieto, a los que les cerró el paso al Senado de la República.

Sin embargo, eso parece no importarle, porque ya comenzó a mover a sus peones en todos los partidos políticos para “imponer” candidatos en la contienda electoral del 2018 y asegurarse que tendrá aliados en el Congreso de la Unión y la legislatura estatal.

Sabedor de que al PRI no le alcanzan los votos para mantener el poder estatal decidió aplicar el dicho “no pongas todos los huevos en una sola canasta” y ha hecho valer el control que ejerce en todos los partidos políticos al provocar rupturas para cachar votos.

En el tablero político y de la sucesión, Murat Casab no está solo sino que tiene enfrente a su principal adversario Ulises Ruiz Ortiz, al que llamó “perro” después de ungirlo como su sucesor y en menor proporción los reductos de Diódoro Carrasco Altamirano.

El caso más evidente de la pugna es que mediante “acuerdos cupulares” a nivel nacional, Ulises Ruiz Ortiz logró imponer en la alianza PAN-PRD-Convergencia “Por México al Frente”, al priista Manuel García Corpus como candidato al Senado de la República, situación que enfureció al actual presidente de la Fundación Colosio.

Este hecho obligó a Murat Casab a mover a todos los peones que tiene en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) para impugnar esa decisión cupular.

A través de un escrito de impugnación, los perredistas con pasado priista y aspirantes al Senado Carol Antonio Altamirano, José Antonio Estefan Garfias y Sergio López Sánchez impugnaron la “mala decisión” de la dirigencia nacional del PRD al imponer a García Corpus, quien renunció a 35 años de militancia en el PRI.

Pese a que el PRI hizo a Corpus tres veces diputado federal y en una ocasión legislador local, asimismo, fue secretario General de Gobierno en la administración gubernamental de Ulises Ruiz Ortiz, precisamente en el conflicto 2006, ahora renunció luego que Murat le cerró las puertas al Senado.

Lo que para Ulises Ruiz fue una “buena jugada” (aún no definitiva), para Murat fue un duro golpe y apresuró a su peón de toda la vida: al presidente estatal del PRD, Raymundo Carmona Laredo, a impugnar, así como a la bancada perredista en el congreso local como Carol Antonio Altamirano, Horacio Antonio Mendoza, Eva Cruz Diego, Tomás Basaldú Gutiérrez, Toribio López Sánchez y Silvia Flores Peña, para manifestar que “Oaxaca debe estar por encima de los intereses de grupos”.

En el documento entregado el 19 de febrero en la Oficialía de partes de la Secretaría Técnica del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRD, también advierten que “García Corpus tampoco garantiza el triunfo en el actual proceso electoral”.

Los inconformes lanzaron  un llamado a la dirigencia nacional perredista, a reflexionar sobre la candidatura en primera fórmula del Senado en Oaxaca, esperando que el instituto político sea congruente con sus principios democráticos y estatutarios.

“El mensaje que se está dando con la postulación en cuestión es que se está facilitando el camino al PRI para asegurar un escaño en la Cámara Alta, lo que causará efectos negativos en las candidaturas del PRD a las diputaciones y las alcaldías”, justificaron en su aspaviento.

Lo que tiene encabronado a Murat es que en la fórmula de Corpus va Luis Octavio Murat, hijo de Karim, hermano de José Murat.

 AMAGOS

En igual circunstancia se encuentra Héctor Pablo Ramírez Puga, ex colaborador de Peña Nieto, mismo que se desempeñó como director de Liconsa durante casi todo su sexenio, luego que el pasado 16 de febrero renunció al cargo para buscar la candidatura al Senado de la República por el PRI.

Sin embargo, esos espacios ya lo tenían reservado para el juniorcique (hijo de cacique), Raúl Bolaños Cacho Cué, cuyo único mérito es ser amigo del gobernador Alejandro Murat e hijo del actual presidente del Tribunal Superior de Justicia, el muratista Raúl Bolaños Cacho.

Raúl Bolaños es militante del PRI; sin embargo, buscará la postulación de su partido aliado, el Verde Ecologista de México (PVEM) como candidato externo el Senado.

En la segunda fórmula se registró la diputada federal Yarith Tannos Cruz, quien goza del apoyo de los Murat a tal grado que la propia Mariana Benítez Tiburcio, integrante del equipo de campaña del candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, se vio obligada a desistirse de su registro como precandidata al Senado de la República por Oaxaca.

La actual legisladora federal se había registrado en la segunda fórmula al Senado de la República que le corresponde al PRI en su alianza con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), al cual le tocará postular el candidato hombre en primera fórmula.

A 48 horas de su registro, Benítez Tiburcio renunció a la candidatura al Senado de la República y justificó que obedece a que las condiciones que la llevaron a tomar la decisión de inscribirse cambiaron y en consecuencia tomó la decisión personal de solicitar de inmediato el desistimiento.

Ahora, Héctor Pablo no solo ha realizado eventos públicos para mostrar su músculo sino que el ex colaborador de Peña les mandó un mensaje sin mencionar nombres a los ex gobernadores José Murat y Ulises Ruiz, con quienes colaboró en su gabinete:

“A los ex gobernadores de Oaxaca, los respeto, pero no les debo obediencia”, afirmó a través de redes sociales el político oaxaqueño, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, quien en su cuenta de Twitter @hectorpablo_ publicó que nadie se debe equivocar: “Mi lucha es por el rescate de espacios políticos para quienes representen una opción de triunfo”.

Añadió que en su carrera política, “decido yo y nadie más” al tiempo que afirmó que “en Oaxaca buena falta hace fortalecer la democracia para tener mejores gobernantes, mejores legisladores”.

En entrevistas, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva ha manifestado su convicción de participar políticamente por el derecho que tiene de ser militante de un partido, y haber ofrecido resultados en sus 30 años de trayectoria, en la que se ha desempeñado como diputado local, dos veces diputado federal, presidente del PRI estatal y funcionario federal pero le dijeron que puede hacer buena campaña pero no puede ser senador porque estaría con el pie sobre la cabeza de Alejandro Murat y otro pie en la próxima gubernatura.

“Voy a buscar un posicionamiento político sin ánimos de confrontación y disputa, sino de dejar un planteamiento firme y claro de los derechos políticos que tenemos como militantes, pero que además estamos entregando resultados en la administración pública federal”, puntualizó Ramírez Puga.

Antes, el pasado 30 de enero, el ex aspirante a la gubernatura, Samuel Gurrión Matías, renunció a seis años de militancia en PRI por “dignidad”, aunque aseguró que “mi nombre va a aparecer en la boleta” para las elecciones de 2018, lo que todavía no decide es si va por el frente del PAN-PRD-PC o por Morena.

El que fuera incondicional del ex gobernador José Murat Casab se quejó que “todos los acuerdos que pactamos para que yo declinara a favor de Alejandro Murat Hinojosa, ninguno se cumplió.

“Ni el partido a nivel nacional, ni la Secretaría de Gobernación, ni nadie cumplió por mi declinación pero así es la política, por eso me voy porque ya no veo un crecimiento para Samuel Gurrión”.

Hizo hincapié que “si en el PRI se dieran cuenta de que el barco se está hundiendo me estuvieran invitado a participar en esta elección (donde buscaba la candidatura al Senado de la República).

“Me ofrecieron ir como diputado local o federal por el distrito de Salina Cruz pero no lo acepté”.

Insistió en que por “dignidad” renunció porque “uno no puede estar donde no lo quieren y donde además me tienen bloqueado. Todos me tienen bloqueado. Ya no puedo transitar. Con esas actitudes es un derrota inminente”.

RUPTURAS

Mientras tanto, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) anunció su intención de poner fin a la coalición que registró con el PRI y el Panal en Oaxaca y Sinaloa por presunta diferencia de intereses y falta de similitud en los proyectos a emprender en esas entidades.

En un comunicado, el PVEM confirmó que “hemos decidido realizar una profunda reflexión, específicamente en torno a las coaliciones que tenemos en Oaxaca y Sinaloa, y hemos encontrado amplias probabilidades de dimitir de las mismas, debido a una diferencia de intereses y la falta de similitudes en los proyectos que en las respectivas entidades se prevé impulsar”.

Es por ello, sentenció, que lo pertinente “es disolver la coalición tanto en Oaxaca como en Sinaloa”, y la misma terminaría tanto en lo local como en lo federal.

Como Murat ya tenía aseguradas las dos posiciones en la coalición PRI-Verde-Panal, ahora busca poner a alguien afín en la alianza PAN-PRD-Convergencia y en la unión de Morena-PT-Encuentro Social para mantener el control político, aunque con la férrea oposición de Ulises Ruiz.

En el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Murat pretende imponer candidatos a través del “amigo” de Andrés Manuel López Obrador y candidato a senador en la segunda fórmula.

A Salomón Jara lo tiene bien controlado Murat porque tiene un expediente por falta de comprobación de 700 millones de pesos cuando fue funcionario de Gabino Cué.

El caso ya llegó a oídos del aspirante presidencial de Morena, que en la reciente visita que hizo a esta capital de Oaxaca ya lo relegó de su círculo más cercano.

Otro punto de pugna es la capital de Oaxaca donde Ulises Ruiz ya prepara el regreso de Jorge Franco Vargas como candidato del Partido Encuentro Social que va en alianza con Morena y el PT.

Aunque Morena se lave las manos, puede pasar como ocurrió en Michoacán con Fausto Vallejo, quien va como candidato a la capital de Morelia solo por el PES y PT