MG

Tiene miedo Murat, alista Morena llamado a cuentas



Crónica política

Oaxaca, Oaxaca.- Tiene miedo Murat y no es para menos, Oaxaca tiene hoy a uno de los Gobernadores políticamente más débiles  del país; la izquierda representada por Morena tendrá la Presidencia de la República, se impuso en el Senado, en el Congreso Federal y en el local. No hay para donde correr, no hay fiesta ni necesidad de acuerdos políticos que pongan al Ejecutivo Estatal en condiciones de pedir.

Un dilema muratista importante fue el de ayer en el Poder Legislativo, los medios de comunicación especulaban la ausencia de Alejandro Murat en el Congreso del Estado para entregar su segundo informe, “lo mandará con alguien más”, decían.

El trasfondo de los rumores  no eran las manifestaciones que desde muy temprana hora ya esperaban la posible llegada de Murat Hinojosa al Congreso del Estado, era más bien la disponibilidad que el gobernador priista tendría para aceptar su nueva realidad, realidad en donde ya no habría aplausos a ciegas, pues el cerco de Diputados afines a la militancia priista que por ser mayoría defenderían a capa y espada a su “maestro” había quedado pulverizada por una nueva LXIV Legislatura que dos días antes, con la designación de la mesa directiva, ya le había demostrada al PRI quien mandaba.

Poco después de las 9 de la mañana de este jueves, con una mirada tensa de los 32 Legisladores de izquierda y una sonrisa nerviosa de los 6 Diputados priistas ingresó Murat Hinojosa al Pleno Legislativo del Congreso Local para entregar el segundo informe de actividades, sin posibilidad de hacer alarde de la reconstrucción del istmo de Tehuantepec, de la impartición de justicia hacia las mujeres víctimas de feminicidios, de una cobertura de salud digna en las ocho regiones de Oaxaca y de una aplicación transparente y honesta de los recursos en las dependencias del estado.

Murat Hinojosa tenía claro que el Poder Legislativo ya no estaba en sus manos, curul por curul fue a saludar a cada uno de los nuevos Legisladores, quienes con prueba de civilidad política correspondieron al saludo, tratando de frenar en todo momento los reclamos improvisados, de grilla barata o de mercado.

El mensaje de Alejandro Murat en la tribuna del Congreso del Estado no fue diferente a lo que muchos ya habían escuchado en otros eventos, titubeante, con excesivos ademanes para convencer que no convencieron. El Gobernador sabía que ya no estaba en su casa chica.

La mirada fija y la atención permanente de cada uno de los legisladores de la nueva LXIV Legislatura comunicaron mucho, el protocolo de recepción del informe con señalamientos viscerales e  improvisados desacreditaría cualquier reclamo. No era ni tenían los elementos integrales para señalamiento apresurados. El llamado a cuentas lo planean, se especula en pasillos, con todo el tiempo del mundo, sin prisas estratégicas a la que una María de las Nieves nos acostumbró en la anterior Legislatura. 

Muestras claras de la carnicería que ayer anunció Morena con los mensajes no verbales será la aprobación del presupuesto 2019 para Oaxaca, el cual se desahogará a las anchas del mes diciembre, sin prisas ni correteos; harán lo propio con la glosa del segundo informe, que será programada para iniciar con la llegada de reyes y con todos los primeros meses del nuevo año por delante. Se acabó hoy el madruguete del PRI que aceleraba todo para no ver nada; se impone un Morena que invertirá tiempo específico para llamar a cuentas al cachorro.

Tiene miedo Murat y no es para menos…

 


.

.

.

.