lunes, 21 de octubre de 2019

66.6% del territorio sufre sequía. Conagua dio 31% del agua a Femsa, Nestlé, Bachoco, Heineken, Pepsi…




Ciudad de México, 21 de octubre
De los 5 mil 769 títulos de concesiones que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha dado para uso industrial y agroindustrial de 1992 a mayo de 2019, el 30.87 por ciento (1,781) ha sido para las empresas Geo, Ara, ICA, Homex (sector inmobiliario), Bacocho, Sukarne (granjas), Danone, Nestlé (embotelladoras), FEMSA, Pepsi, AGA (refresqueras), AB InBev, Heineken (cerveceras), Lala, Nestlé (lecheras), Cemex, Apasco, Cruz Azul, Moctezuma (cementeras), y Pfizer, Bayer (farmacéuticas), de acuerdo con el Registro Público de Derechos de Agua (REPDA).

“Las autoridades de la Conagua, desde la dirección general, subdirecciones, gerentes, subgerentes y personal subordinado negarán que se estén privatizando las aguas nacionales del país. 

Dirán que se están concesionando y que la rectoría del Gobierno está presente a través de la Ley de Aguas Nacionales (1992), pero no dicen que esos títulos de concesión son por 10 años, 25 años y hasta 50 años, y muchos de ellos prorrogados. 

Los demás, que son la mayoría de la población del país, se quedan sin el suficiente abastecimiento de agua potable; se vuelve escasa, se tandea, recorren kilómetros para acarrearla o está contaminada por las empresas nacionales y extranjeras”, dijo Ángel Martínez de la Coordinadora de Trabajadores en Defensa del Carácter Público del Agua.

La Conagua reportó hace unas semanas que el 66.6 por ciento del territorio mexicano está afectado por algún grado de sequía, principalmente en seis municipios de Oaxaca y Veracruz al registrar los niveles más altos, ya que entre el 1 de enero y el 15 de septiembre de 2019 hubo un 19.3 por ciento menos de lluvia que lo habitual durante el mismo periodo. Además, los niveles de las 206 principales presas de México son 16 por ciento menores que el almacenamiento promedio para estas fechas.

De 1992 al 31 de mayo de 2019, van 554 mil 091 títulos de concesiones a aguas superficiales y subterráneas para uso agrícola, doméstico, servicios, industrial, público-urbano, generación de energía eléctrica, comercio, conservación ecológica y otros, considerando permisos de descarga, permisos en zonas federales y permisos de extracción de materiales, documenta la Coordinadora de Trabajadores en Defensa del Carácter Público del Agua con datos del REPDA de la Conagua.

La coordinadora nacional Agua para Todos impulsa una iniciativa ciudadana de Ley General de Aguas (reformada en 2012) que presentará ante el Congreso con el 150 por ciento de las firmas requeridas.

Plantea un esquema para lograr el acceso equitativo y sustentable mediante concesiones a corto plazo (actualmente hasta 50 años o más), fuertemente condicionadas, y si el concesionado no cumple esa legislación, perdería el acceso al recurso natural, con el fin de combatir “la mercantilización, el acaparamiento, la especulación, la sobreexplotación y la contaminación impune de las aguas nacionales”.

Los costos por la contaminación del agua en México ascienden a 57 millones de pesos, lo que equivale a un 0.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con el estudio “Tratamiento de aguas residuales” de la Oficina de Información Científica del Congreso de la Unión.
(SinEmbargo)