Cárteles hicieron de Orizaba un “corredor de la muerte” durante el gobierno de Javier Duarte

Desde hace unos años, la ciudad de Orizaba en Veracruz ha sido visto por el crimen organizado como una zona ampliamente productiva. Hoy, varios de sus municipios se han convertido en territorio en pugna entre grupos de la delincuencia y a partir de entonces, la zona conurbada comenzó ser considerada como “El Corredor de la Muerte”. Unas 70 personas han sido privadas de su libertad, según agrupaciones sociales, y dos periodistas han sido asesinados por sujetos vinculados con el crimen organizado.

Por Miguel Ángel León Carmona

Orizaba, Veracruz, 12 de septiembre.- Hace ocho años, narco empresarios llegaron a Orizaba, Veracruz, para quedarse, cautivados por un sector industrial, ideal para el cobro de piso y los secuestros; pero también sabedores de su inmensa cordillera fecunda para la amapola.

Todo lo anterior, con la complicidad de la ubicación geográfica del municipio y las 13 salidas a carreteras federales, en caso de emergencia.

Un ex Fiscal de la zona refiere que en la actualidad esta conurbación, que abarca los municipios de Mendoza, Nogales, Huiloapan, Rio Blanco e Ixtaczoquitlán, se ha convertido en un territorio de pugna entre dos cárteles. Cada grupo realiza una cacería de los otros “porque ya vieron lo productiva que es la zona y quieren arrebatarla”, señala el entrevistado.

Disputa que ha dejado como último saldo 72 horas de enfrentamientos entre pistoleros y elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, así como dos presuntos delincuentes abatidos y la suspensión de actividades por parte de la Universidad Veracruzana y la Secretaría de Educación estatal con el fin de resguardar la integridad de su matriculado.

Importante mencionar que asociaciones civiles de la región ya habían advertido al Gobernador Javier Duarte que en Orizaba y sus alrededores por lo menos 70 personas han desaparecido en lo que va del sexenio priista. Además, Aracely Salcedo Jiménez, integrante del Colectivo Desaparecidos Córdoba – Orizaba, aseguró que la inseguridad no era exclusiva de sectores sociales.

Para muestra, la primera balacera del pasado miércoles 31 de agosto que terminó en la avenida Oriente 7 entre Norte 28 y 30, a escasos metros del domicilio del ex Alcade orizabeño Hugo Chahín Maluly, en uno de los sectores de estrato social alto en la ciudad.

Posteriormente, el viernes 02 de septiembre en Mendoza, Veracruz, se suscitó otro fuego cruzado, esta vez en el centro del municipio, frente a la Facultad de Medicina de la Universidad Veracruzana y a escasos metros del Palacio Municipal.

En videos disponibles en las redes sociales se observan a alumnos de nivel primario y secundario refugiándose debajo de sus pupitres y mesa bancos, así como fachadas de viviendas con boquetes provocados por balas de grueso calibre.

El primer hecho con características similares al operar del crimen organizado antecede desde el pasado 15 de junio de 2008 con el secuestro y asesinato de la señorita Karina Reyes, hija del dueño de la Universidad del Golfo de México y sobrina del actual Arzobispo Hipólito Reyes Larios.

EL ORIGEN DEL HORROR EN ORIZABA


La mañana del 16 de junio de 2008, campesinos de la comunidad de Azumbilla, Puebla, hallaron el cuerpo de una joven de 23 años que yacía en el interior de una bolsa negra, su cuerpo estaba amordazado, atada de pies y manos con cinta canela y evidentes huellas de tortura sobre su piel. El cadáver correspondía a Karina Reyes.

Su familia, conocidos empresarios en la zona centro, no lograron pactar con los plagiarios el rescate millonario. La noticia del secuestro trascendió en la zona y movilizó a las fuerzas del orden, teniendo como resultado uno de los feminicidios más recordados en la zona centro de Veracruz.

Ante los hechos, el entonces Gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, acudió al cotejo fúnebre asegurando a los dolidos que “había algo muy descompuesto y lo iban a encontrar, porque Orizaba no tiene este tipo de violencia, esto es algo distinto que vamos a investigar” acotó el ejecutivo.

La tragedia de la familia Larios se apaciguó con la captura de Miguel Ángel Mateos Escamilla, quien tras siete años y 11 meses recluido en el penal de La Toma fue liberado tras no comprobarle responsabilidad alguna en el crimen doloso.

Un grupo de abogados evidenciaron mediante el amparo federal 408/2015 uno de los más grandes atropellos contra los derechos humanos por parte del órgano de justicia en el estado de Veracruz. Acto de perfidia, avalado por el entonces gobernador Fidel Herrera Beltrán, mentor de Javier Duarte.

A partir de entonces, la zona conurbada comenzó ser considerada como El Corredor de la Muerte, siendo que hasta la fecha 70 personas han sido privadas de su libertad, según agrupaciones sociales, y dos periodistas asesinados por sujetos vinculados con el crimen organizado, son los casos de Anabel Flores, reportera de El Buen Tono, y Juan Heriberto Santos, ex corresponsal de Televisa.

ORIZABA, EL VALLE ATRACTIVO PARA LOS CARTELES.

“En el año de 2008, un cártel tuvo una fricción en el grupo y de ahí surgen elementos que conformaron otro grupo; sin embargo comenzaron a requerir ingresos y comenzaron a secuestrar y a cobrar derecho de piso” cuenta el ex Fiscal desde el anonimato.

De acuerdo con el hombre de la entrevista, para que los criminales se establezcan debe haber flujo de dinero en la ciudad. Querétaro, Puebla, San Pedro, Torreón, Matamoros, son algunas ciudades citadas como ejemplo; hipótesis que pudiera sustentarse con las estadísticas del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, que de acuerdo con su numeralia, Orizaba es el municipio con menos índice de pobres en Veracruz; el 19. 8 por ciento de sus habitantes están ubicados en la pobreza y solo el 2.6 por ciento en la pobreza extrema.

Por otro parte, la Ciudad de las Aguas Alegres se encuentra rodeada de varios municipios como Mendoza, Nogales, Huiloapan, Rio Blanco e Ixtaczoquitlán, que unidos forman la zona conurbada más grande del estado de Veracruz.

Por ejemplo, el municipio cuenta con el Parque Industrial del Valle de Orizaba (PIVO), además de que el sector es productor de cerveza, papel industrial, acero y diversas empresas nacionales que se han asentado en la región.

Sumado a la derrama económica, la ubicación geográfica de la conurbación resulta atractiva para los carteles de la droga, pues Orizaba se encuentra a la misma distancia del puerto de Veracruz que del estado de Puebla, hecho que facilita la expansión en el trasiego de estupefacientes.

En el tramo Orizaba – Mendoza, que contempla unos 16 kilómetros de prolongación, existen por lo menos nueve desviaciones a la autopista México – Puebla, así como otras tres a la carretera federal Ixtaczoquitlán – Fortín de las Flores y una ruta que conecta a Orizaba con el municipio de Zongolica, colindante con los estados de Puebla y Oaxaca.

“Es importantísimo que la zona donde opera el crimen tenga salidas de emergencia. Por ejemplo, en Cuitláhuac vivió el Lucky, ex líder de los Zetas. Cuitláhuac se encuentra a 41 kilómetros de la Tinaja. Son puntos donde hay cambios de rutas”, explica el ex Fiscal.

Salidas Autopista Córdoba – Puebla:

1.- Desviación Facultad de Medicina – Mendoza, Veracruz.
2.- Desviación por bar La Choza – Mendoza, Veracruz.
3.- Desviación La Laguna – Nogales, Veracruz.
4.- Desviación Vicente Guerrero – Río Blanco, Veracruz.
5.- Desviación PIVO – Orizaba, Veracruz.
6.- Desviación Tramo Jalapilla – Orizaba, Veracruz.
7.- Desviación CDO – Orizaba, Veracruz.
8.- Desviación Las Gemelas – Orizaba, Veracruz
9.- Desviación Circunvalación – La Perla – Orizaba, Veracruz.
10.- Desviación Orizaba – Ixtaczoquitlán.

Salidas Carretera Federal

11.- Desviación Orizaba – Ixtaczoquitlán a Carretera Federal Ixtaczoquitlán – Fortín de las Flores
12.- Desviación La Perla – Xometla con rumbo a carretera Federal Fortín de las Flores Huatusco.
13.- Desviación Jalapilla – Zongolica, Veracruz, tramo Tlilapan, San Andrés Tenejapan.

Finalmente se enuncia un problema que ha sido detectado por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA): el plantío de amapola en la zona serrana, puntualmente en el municipio de Zongolica, vecino de Orizaba, Veracruz.

Tan sólo en el año de 2015, el Comandante de la Sexta Región Militar, Martín Cordero Luqueño, confirmó que fueron destruidos 45 plantíos de amapola en la zona serrana. Detalló que la localización de las hectáreas fueron rastreadas y ubicadas vía terrestre y aérea.

SECUESTROS EN LA REGIÓN; NADIE ESTÁ A SALVO

A raíz del presunto asentamiento de un cártel, los secuestros y las desapariciones han sido un mal que la señora Aracely Salcedo Jiménez y el colectivo Familias de Desaparecidos Córdoba-Orizaba, han documentado por lo menos 70 historias sórdidas. A continuación un resumen de los casos más significativos.

El niño grafitero, el estudiante de 15 años, el padre de familia soltero y joven. El profesor de buen estatus social, la abogada con maestría, los empresarios y hasta la niña soñadora de quien un sicario se enamoró y luego fue secuestrada en un centro nocturno.

Yael Zuriel Monterrosas. Desapareció el 04 de septiembre de 2012 en Orizaba, Veracruz.

Los últimos rastros que se tienen del joven son algunas publicaciones en su muro de Facebook: “Estoy en el balcón de un hotel. Llevo muchos días sin dormir, pero me vale. Extraño todo lo que dejé en mi pasado. Sé que este jale me va a dar buena lana”.

Ana Lilia Jiménez, la madre teme que Yael Monterrosas haya sido reclutado junto con más jóvenes a las llamadas “diestras” que, de acuerdo con ella, son encierros de varios meses en los que el crimen organizado alista a hombrecitos para trabajos que impliquen un alto riesgo; convertidos muchas veces en carne de cañón.

A la fecha, Lili Jiménez, convertida en una portavoz del colectivo Familias de Desaparecidos Córdoba – Orizaba, no sólo se ha manifestado en contra de servidores públicos del llamado gobierno próspero, incluido el ex secretario de Seguridad Publica, Arturo Bermúdez Zurita, sino que es de las mujeres que hace frente a la hora de “reventar” puntos marcados como fosas clandestinas.

Fernanda Rubí Salcedo Jiménez. Desapareció el 07 de septiembre de 2012 en Orizaba, Veracruz.

“A tu hija ya no la busques porque ya la cocinamos, eso te pasa por andar de habladora” le advirtieron los malosos vía mensaje de texto a la madre, Aracely Salcedo Jiménez, luego de interponer su denuncia de desaparición ante la Agencia del Ministerio Público de Córdoba.

Angustiada, solicitó al comandante de la Agencia Veracruzana de Investigaciones, (AVI), Tomás Espinoza, que le explicara el verbo cocinar entre el léxico de los malandros. “Es cuando los deshacen en ácido sulfúrico o queman a las personas con diesel” explicó con simpleza.

Fernanda Rubí, ocho días antes de su desaparición, coincidió con un presunto integrante del crimen organizado en Orizaba. Fue en el centro nocturno Mumbai Club; el hombre se dirigió hasta la mesa de la joven, quien se divertía con un grupo de amigas, y le ofreció un arreglo floral al tamaño de la mesa, adornado con globos de helio.

“Mi hija, lo rechazó. Dejándolo en ridículo con los demás amigos. Ochos días después me la levantaron. Hoy puedo afirmar que ese sujeto fue uno de los agresores”, palabras de la mujer que no sólo echó en cara a Javier Duarte de Ochoa, el tema de los desaparecidos en la zona centro de Veracruz, sino que hoy está convertida en una defensora de los derechos humanos

Joshua Mendoza Castillo. Desapareció el 08 de septiembre de 2012 en Orizaba, Veracruz.

“Desde que desapareció mi hijo duermo tres horas al día. Del trabajo a las funerarias, a ver si por lo menos recupero su cadáver. Hace tres años y 10 meses que lo perdí. Vivo con el alma mutilada. Si no fuera por mi otro jovencito ya me hubiera suicidado”.

Comparte Nohemí Mendoza Castillo, quien describe a su desaparecido como un chico amiguero, popular en el barrio de la Cuauhtémoc, en Río Blanco Veracruz. Su casa siempre estaba llena de jóvenes que escuchaban canciones de La Arrolladora y Calle 13. Ahora el silencio es lúgubre. Los amigos no volvieron por miedo, desde que a su cuate de 14 años lo raptaron policías municipales.

Damaris González Amador. Desapareció el 07 de mayo de 2015 en Orizaba, Veracruz.

Damaris González, antes de desaparecer, logró enviar un mensaje a su madre. Fue en el comienzo de la madrugada. En la pantalla no había texto, ni audios grabados. Solamente emoticones que reflejaban angustia, tristeza y finalmente llanto. Fue el último registro con vida de la joven cordobesa.

De acuerdo con la sábana de llamadas, registrada en la carpeta de investigación, UIPJ – XIV/1552/2015, la señorita de 24 años pasó la noche del 06 de mayo de 2015 y los primeros minutos del día 07, en Orizaba, Veracruz; sector donde más mujeres han desaparecido en el sexenio de Javier Duarte, según Estela Casados, catedrática de la Universidad Veracruzana y líder del proyecto violencia contra Mujeres y Niñas.

Las coordenadas que arrojó el número 922 157 68 09, indican que Damaris visitó dos antros, uno de ellos, La Estación 33. Desde entonces, nada se ha sabido de la joven, quien salió vestida con un short diminuto de mezclilla, sandalias y blusa color blanca con estampados floreados. Una mujer que alcanza el metro con 70 centímetros, delgada, ojo grande y dentadura impecable, como seña particular tiene pecas en el rostro.

Guarino Castelán Crivelli. Secuestrado el 27 de junio de 2016 en Orizaba, Veracruz.

El plagio se registró el 27 de junio en uno de los lugares turísticos de la región: Los 500 escalones. El comerciante, José Ramón Avelaira Sánchez y su amigo, Guarino Castelán Crivelli, dueño de la línea de autobuses con mayor demanda en Orizaba, fueron privados de su libertad mientras se ejercitaban al aire libre.

Con base en testigos, los empresarios fueron secuestrados por un comando. Familiares, al acudir al lugar de los hechos, únicamente encontraron las camionetas donde viajaban las víctimas: una Lincoln negra con placas del estado de México MXA-65-85, y una Honda CVR, color gris, placas del estado de Veracruz YJL-4059.

De manera extraoficial, se publicó en diferentes medios locales que la familia de Guarino Castelán Crivelli fue contactada vía telefónica por los captores, exigiendo 20 millones de pesos a cambio de su libertad. Tras un mes sin noticias de los dos empresarios, Unidad Especializada en Combate al Secuestro (UECS) reportó la liberación exitosa. A la fecha, se ignora si la familia pagó la cantidad millonaria pues no hubo noticias de detenidos.

Mediante una entrevista anónima, un exempleado de Castelán Crivelli no descartó que su privación de libertad se originara a partir de un enfrentamiento entre gatilleros y la Fuerza Civil el pasado 22 de abril de 2016, fuego cruzado donde murieron tres jóvenes y otros dos fueron detenidos.

“La balacera terminó frente a una bodega de la familia Castelán Crivelli. Si los malandros quisieron esconderse allí, el patrón, Guarino Castelán seguro les negó el refugio. Es un hombre recto y no le gusta meterse en problemas. Tememos que se trate de una venganza” declaró para Blog Expediente el anónimo.

“LOS CULPABLES DE ESTE CAOS SON LAS REDES SOCIALES”

Finalmente y no obstante la reincidencia de los hechos delictivos, Juan Manuel Díez, alcalde de Orizaba, asegura que la ciudad no vive un caos precisamente. Asegura que los culpables son usuarios de las redes sociales, a quienes se refiere como “la cofradía del santo reproche, gente cobarde, anónima que está mandando información falsa a toda la gente”.

Declaración del alcalde priista que se dio a manera de respuesta ante la serie de reportes mediante redes sociales; fotos y comentarios sobre los enfrentamientos que se han suscitado en las últimas 72 horas.

En la última declaración de Díez Francos, abundó que los criminales no pertenecen al municipio que representa, dijo “Rio Blanco, Nogales, Ixhuatlancillo, Ciudad Mendoza, ahí es donde están estas gentes, sabemos que están viviendo fuera y vienen a una ciudad bonita, rica y de diversión”.

Por último, Juan Manuel Díez aseguró que la única solución sería traer al candidato republicano de los Estados Unidos, Donald Trump y edificar un muro que impida el paso de habitantes de los municipios vecinos. (SinEmbargo/BlogExpediente)