MG

Propone Alejandro Aparicio acotar periodo del titular de la DDHPO


 *Con el objetivo de evitar opacidad e improductividad en el organismo, solicita reducir de 7 a 4 años el periodo San Raymundo Jalpan, Oax; 26 de enero de 2016.- Con la finalidad de acotar el periodo del titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, el diputado del Distrito VIII de la Heroica Ciudad de Tlaxiaco, Alejandro Aparicio Santiago presentó una iniciativa con proyecto de decreto.
 El legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), señaló que actualmente el periodo es de siete años, “periodo largo que genera agotamiento, opacidad, merma el esmero, disminuye la dedicación y sobre todo se vuelven insensibles ante constantes violaciones a los derechos humanos cometidos sobre todo por el poder público” Prueba de ello, indicó como ejemplo, las graves violaciones a los derechos humanos del pueblo inconforme, como el caso Nochixtlán, por mencionar un suceso de las infinidades que sucede en Oaxaca.        El diputado puntualizó que esta iniciativa pretende realizar reformas a la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, y a la Ley de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, para acotar ese largo periodo a cuatro años y despertar de su letargo a la Defensoría. “La Defensoría debe estar a la altura de la nueva realidad de nuestro Estado y de manera constante su actuar se ajuste a la transparencia y a la rendición de cuentas”, aseveró. Manifestó que el actuar de la figura de Defensor de los Derechos Humanos de manera contante debe estar en el escrutinio de la opinión pública, por las actividades que tiene encomendada para de esta manera cumplir con la transparencia y la rendición de cuentas. Por lo anterior, sometió a consideración del Congreso estatal, la reforma al segundo párrafo de la Fracción V del numeral A del artículo 114 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca y el artículo 20 de la Ley de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca. 

.

.

.

.