.

.

Masca la Iguana: Encadenados serán vendidos en Paris

•La oración debería ser la llave del día y el cerrojo de la noche.
Thomas Fuller (1610-1661) Clérigo y escritor británico.

Luis Fernando Paredes Porras

Las parejas que se juran amor eterno lo hacen, o lo hemos hecho en un acto de valentía, porque el amor y su fuerza bendita nos hacen valientes para enfrentar la flaqueza humana y el desconocimiento de las leyes superiores que tanto miedo nos dan y nos acicatea el alma la ficticia soledad.
Supe por mi amigo Eder Chicuellar de los candados que los enamorados han puesto en un puente cercano a la torre Eiffel ubicada a las orillas del río Sena.

Nosotros en Tuxtepec, Oaxaca, también tenemos nuestro río, el Papaloapan, y nuestro puente colgante, el de San Bartolo y por supuesto nuestros enamorados. Así que de una forma curiosa hace algunos meses comenzaron a aparecer candados en las rejas de nuestro puente, tal como desde hace muchos años fueron colocando los visitantes y parisinos en su puente de las artes inspirados, dicen, por una novela escrita en el 2006.

Pues estas historias simbólicamente unidas tendrán un destino curioso al ser vendidos los candados en una subasta este sábado, asegura la  agencia de noticias EFE, ya que se subastarán 165 lotes de candados pretendiendo recabar los organizadores entre 100,000 y 150,000 euros, lo que equivale en pesos mexicanos a unos 2,055,000 pesos pudiendo alcanzar los 3, 082, 500 pesos que serán destinados al apoyo de refugiados.

En mayo de hace un año la socialista administración parisina dijo que ya bastaba de candaditos y ordenó quitar las 37 barandillas repletas de ellos pues sus 70 toneladas de peso estaban a punto de desmadrar el puente, así lo diríamos en la cuenca si eso le pasara al colgante de San Bartolo.

De ahí surgieron los paneles entre uno y tres metros de largo que se están exhibiendo y que este sábado tendrán dueño por la módica cantidad de entre 8 mil y 10 mil euros cada uno. Las tres organizaciones beneficiadas son Solipam, que atiende a refugiadas embarazadas, Emmaüs Solidarité, que cuenta con centros de atención y Armée du Salut, que lleva 130 años luchando contra la exclusión social.

Dice la iguana que no he puesto ni un pinche candadito chino, ni un alambrito retorcido pues, en el horrible puente del seguro social que pasa por su arroyo Moctezuma y que simbolice nuestro amor. Masca la verdosa indignada y le  digo que lo pondré y le sacaré foto ahora que nos amamos porque si nos dejamos de amar, otro gallo nos cantará o quizá más adelante vendan nuestro símbolo de amor para que con ese dinero se haga un iguanario.

Ella me pone la punta de la cola en los labios para que calle esa palabras  que pudieran ser presagio y me pregunta el nombre de la novela que inspiró la candadera en cuestión y  si me se la canción que cantara María Luisa Landín “hay que saber perder”; como respuesta niego saber el nombre de la novela y la abrazo para  susurrarle:  “cuando un amor se va, que desesperación, cuando un cariño vuela  nada consuela mi corazón, dan ganas de llorar, no es fácil olvidar…no puedo comprender qué cosa es el amor…pero no hay que llorar, hay que saber perder, lo mismo  pierde un hombre que una mujer”… la coqueta verdosa me vuelve a poner la cola en los labios para que calle y decirme que esa no es la tonada, que me aprenda bien la letra “por si las moscas”.