.

.

Confirman doble violación y asesinato de infante en carretera de Puebla

Los mexicanos están aturdidos por el ataque contra una familia en Puebla en que los atacantes violaron a una mujer y a una niña de 14 años y mataron a un infante de tres años para luego dejarlos abandonados a la orilla de una carretera.
Los mexicanos, ya acostumbrados a los crímenes violentos, están aturdidos por el ataque contra una familia en Puebla en que los atacantes violaron a una mujer y a una niña de 14 años y mataron a un infante de tres años para luego dejarlos abandonados a la orilla de una carretera.

La familia que iba camino a la Ciudad de México se había detenido brevemente cuando ocho hombres, algunos de ellos armados, los atacaron el martes por la madrugada, dijo un funcionario estatal el miércoles. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado para ser citado por su nombre.

La camioneta donde iba un hombre con su esposa y su hijo de casi tres años, así como su sobrina adolescente, había parado a un lado de la carretera. Aparentemente se habían detenido para que el hombre orinara, algo que no es raro en el área donde hay pocos baños públicos.

Los atacantes, que iban en dos autos, bloquearon el vehículo de la familia, golpearon al hombre y violaron a su esposa y la niña.

Quizás lo más horrible fue el asesinato del infante, quien murió a tiros o debido a los vidrios que salieron volando cuando los atacantes dispararon contra una de las ventanas de la camioneta.

Después de que fueran abandonados a la orilla de una carretera, en un lugar oscuro, la familia cargó al infante muerto y tuvo que caminar cerca de un kilómetro y medio (una milla) hasta la caseta de cobro más cercana para pedir ayuda.

El procurador general del estado de Puebla, Víctor Carrancá, confirmó solo las violaciones. Dijo que el crimen ocurrió en una carretera federal, pero dijo que investigadores estaban investigando el caso y dijo tener esperanzas de que las cámaras de video de las casetas de cobro ayuden a identificar a los atacantes.