Karina Barón

Karina Barón

¿Por qué 2017 fue tan cruel con México? Trump, sismos, violencia y corrupción abonaron a la crisis



#ANUARIO2017 | El 2017 quedó marcado para México por los desastres naturales, una corrupción desenfrenada, las acciones de Donald Trump y la grave violencia que vive el país.

El crimen fue especialmente severo: con 20 mil 878 asesinatos reportados en noviembre pasado, hizo de 2017 el año más mortífero de México, de acuerdo con cifras del cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Ciudad de México, 23 de diciembre (AP).- Con tres gobernadores fugitivos, dos terremotos mortales y un Donald J. Trump, sin mencionar un promedio de 69 asesinatos al día, el año pasado ha sido duro para México.


Como editor de Américas, mi trabajo consistió en llevar el análisis de expertos de estos dolorosos eventos a una audiencia internacional a lo largo de 2017. Ciertamente, no fue mi tarea favorita: he vivido y trabajado en México en varias ocasiones, y es difícil de ver un país que se siente como en casa lucha tanto.

Entonces, para conmemorar el final de un año muy malo, aquí hay siete artículos que explican por qué 2017 fue tan terrible para México, más una perspectiva ligeramente más optimista.

1 y 2. DONALD TRUMP

El 21 de enero de 2017, Estados Unidos inauguró como presidente a un hombre que a través de su campaña atacó a México en Twitter y en persona.

Así que no fue sorprendente cuando, a los seis días de su administración, la primera crisis internacional de Donald Trump fue un enfrentamiento diplomático con México .

Todo se jugó, ¿en qué otro lugar? – en Twitter. Luego de firmar una serie de órdenes ejecutivas contra la inmigración, el Presidente de los Estados Unidos amenazó con revocar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, al tuitear que México “se había aprovechado de los Estados Unidos durante el tiempo suficiente”.




El Presidente Enrique Peña Nieto, que previamente había dado la bienvenida al candidato Trump a México, mantuvo la calma desde el principio.

Al principio, el plan de Peña Nieto para enfrentar la beligerancia del presidente de los EU era “responder a su hostilidad con gestos conciliatorios y buena voluntad”, dice el comentarista político Carlos Bravo Regidor .

Pero luego Trump tuiteó que cancelaría una próxima reunión con Peña Nieto si México se negara a financiar la construcción de un muro fronterizo del sur “muy necesario”.


“Incluso para Peña Nieto leve, esto fue demasiado”, comenta Luís Gómez Romero, politólogo de la Universidad de Wollongong de Australia. El presidente de México canceló su reunión con Trump el 26 de enero, no con una conferencia de prensa, sino, sí, a través de Twitter.

3. DOS TERREMOTOS

La naturaleza también trajo el caos a México en 2017. En septiembre, el país fue sacudido por terremotos gemelos mortales.

El primero, un sismo de magnitud 8.2 del 7 de septiembre, fue el más fuerte en golpear a México en un siglo. Mató a casi 100 personas en los estados sureños de Oaxaca y Chiapas, en un área que anteriormente se consideraba sísmicamente inactiva .

“La región de Tehuantepec es en realidad una de las pocas partes de la costa del Pacífico de México que nunca ha sufrido un gran terremoto”, comentó el sismólogo Luis Quintanar Robles, de la Universidad Nacional Autónoma de México, después del desastre. Anteriormente, los científicos creían que la brecha de Tehuantepec era asísmica o que era poco probable que causara un terremoto.


Semanas más tarde, la ciudad de México sufrió una convulsión por un segundo terremoto que derrumbó edificios y mató a más de 350 personas. Fue el terremoto más mortífero del país desde que un asesino de 1985 causó entre 15 mil y 30 mil víctimas en y alrededor de la Ciudad de México.

4. CORRUPCIÓN DESENFRENADA

Donald Trump no fue el único político que le dio a los mexicanos un dolor de cabeza en 2017, dice Luís Gómez Romero . Tres Gobernadores estatales fueron arrestados en el extranjero mientras trataban de escapar de la justicia.

Entre ellos estaba Roberto Borge de Quintana Roo, hogar de la meca del turismo de Cancún. En junio, fue arrestado en Panamá después de huir de las acusaciones de, entre otros crímenes, el uso de matones para expulsar a la gente de los hoteles frente a la playa después de apoderarse ilegalmente de las propiedades.

Mientras tanto, el ex Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, fue detenido no solo por supuestamente robar casi 3 mil millones de dólares de su estado de origen, sino también por supuestamente desviar fondos de salud destinados a niños con cáncer.

“En lugar de recibir el medicamento de quimioterapia Avastin, los niños recibieron agua destilada”, explica Gómez Romero.

Para el otoño de 2017, dice, 11 de los 32 gobernadores de México estaban bajo investigación o enjuiciados por corrupción. El 20 de diciembre, un aliado de alto perfil del Presidente Enrique Peña Nieto fue arrestado por cargos de malversación de fondos de campaña.




La malversación pública es “una noticia bastante antigua en México”, dice Gómez Romero. Pero “por cualquier medida, el injerto en México ha alcanzado nuevos máximos asombrosos este año”.

5. GRABAR VIOLENCIA

Los homicidios también lo hicieron. Con 20 mil 878 asesinatos reportados en noviembre, 2017 es oficialmente el año más mortífero de México desde que se publicaron por primera vez en 1997 las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

En promedio, 69 personas son asesinadas y 13 “desaparecen” diariamente en México. En un mes particularmente sangriento, en octubre de 2017, hubo 2 mil 371 asesinatos en 31 días.

“Esta pesadilla de violencia incesante es infligida tanto por organizaciones criminales como por agentes del estado mexicano”, escribe Gómez Romero , quien atribuye las altas tasas de homicidios del país a la guerra de 11 años del gobierno contra los cárteles de la droga.

6. SOLDADOS ENLOQUECIDOS

Para combatir el crimen, en diciembre el Congreso aprobó una ley que permite al ejército mexicano hacerse cargo de los deberes de la aplicación de la ley. Los analistas de seguridad y los defensores de los derechos humanos se opusieron firmemente a la Ley de Seguridad Interior, diciendo que solo aumentará las bajas.

Cuando la idea surgió por primera vez en abril, Gómez Romero escribió una evaluación mordaz que acreditaba a los militares -una “fuerza mortal letal” – por el ya inaceptable número de muertos en la guerra contra las drogas.

Después de la aprobación apresurada por el Congreso de la Ley de Seguridad Interior en diciembre, que ha desencadenado protestas en el país, Gómez Romero comentó que “la militarización de México [es] un episodio doloroso” para el país.

7. DESORDEN POLÍTICO

La violencia y la corrupción han vuelto a muchos mexicanos contra el Presidente Peña Nieto, cuyo índice de aprobación alcanzó el 26 por ciento en noviembre de 2017. Esta ira electoral está sacudiendo la campaña presidencial de 2018 en México, señala el encuestador Salvador Vázquez del Mercado .

“La temporada de campaña de 2018 en México no ha comenzado oficialmente, pero la carrera por la presidencia ya es un clamoroso, con un poderoso partido gobernante, docenas de aspirantes independientes … y compañeros de cama muy extraños”, observa.

Para vencer al actual Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Peña Nieto, numerosos partidos de derecha e izquierda se han unido para formar coaliciones que Vázquez del Mercado llama “ideológicamente incoherentes”.

La resistencia a estas extrañas alianzas, tanto dentro de los partidos como entre la ciudadanía, ha sido feroz.

8. ALTIBAJOS POLÍTICOS

La preocupación por la presidencia de Trump también perturbó la economía de México. El peso cayó un 15 por ciento después de las elecciones estadounidenses, alcanzando un valor histórico bajo de 21.95 pesos por dólar a fines de enero de 2017. Tomó seis meses para recuperarse.

La economía de México ha sufrido los ataques de Trump al TLCAN, que ha calificado como “el peor acuerdo comercial jamás alcanzado”. Se está renegociando el acuerdo de 33 años entre Canadá, Estados Unidos y México.

Si bien México se ha beneficiado enormemente de los aranceles reducidos sobre sus exportaciones a los vecinos, la remodelación del TLCAN podría tener algunos aspectos positivos para el país , dicen Asit Biswas y Cecilia Torjada del Instituto de Política del Agua de la Escuela de Política Pública Lee Kuan Yew de Singapur.

El TLCAN ha sido bueno para los agricultores estadounidenses, pero duro para sus contrapartes mexicanas, deprimiendo la producción agrícola nacional. Eso, a su vez, ha puesto en peligro la capacidad de México para cultivar suficiente de su propia comida.

Temiendo una derogación del TLCAN, el país ahora está diversificando sus socios comerciales, ofreciendo términos favorables al estilo estadounidense a Argentina, Brasil y otros importantes exportadores agrícolas. También está tratando de ayudar a los agricultores mexicanos a producir más cultivos.

“México tiene más opciones de política de lo que cree”, dicen Biswas y Torjada de una reescritura del TLCAN. “Y puede que tenga menos que perder que su vecino del norte”.