Karina Barón

Karina Barón

650 pesos costará el voto de migrantes, estima el RFE; bajaría participación



Jaime GUERRERO

OAXACA.- Según estimaciones del Registro Federal de Electores, enviar cada voto a los migrantes, cuesta 12 dólares (aproximadamente 216 pesos) y devolverlo a México, otros 12 dólares, ambas cifras se cargan al programa de Voto en el Extranjero.

Pero también consideran que en el caso de la credencialización (rubro que pertenece a otro presupuesto) se gastan 216 pesos más, y el plástico cuesta casi 12 pesos.

En total, alrededor de 650 pesos, más el gasto de la impresión de boletas, es lo que cuesta un voto desde el extranjero.

Según estimaciones, el número de migrantes oaxaqueños que radican en Estados Unidos asciende a 1 millón 203 mil 680 personas, de acuerdo al Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante (IOAM).

Los estados norteamericanos con mayor presencia de personas originarias de Oaxaca son Washington, Oregon, California, Arizona, Texas, Florida, Nueva York, y Nueva Jersey. A la par, existen 58 mil 913 oaxaqueños que viven en otras naciones.

El informe del Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante precisa que las regiones con mayor tendencia de migración son la Mixteca, Valles Centrales, Sierra Sur, y la Costa.

Por lo pronto, la diputada del PVEM, Nayelli Hernández, pidió al Instituto Nacional Electoral (INE) generar una agenda de trabajo con la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, el Instituto Nacional de Migración, y los institutos locales homólogos como el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca, y el Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante, para establecer estrategias que permitan aumentar la participación de la ciudadanía mexicana residente en el extranjero, en la próxima elección de Presidente de la República y Senadores e incluso gobernadores.

El pasado 6 de septiembre arrancó el Proceso Electoral Local Ordinario 2017-2018 para renovar el Congreso del Estado y los Ayuntamientos que se rigen por el Sistema de Partidos Políticos.

Para el 8 del mismo mes, con la sesión del Consejo General del INE,  inició formalmente el proceso electoral federal ordinario 2017-2018, mediante el que se renovará la Presidencia de la República y el Congreso de la Unión.

En los primeros comicios del 2006, se inscribieron 40 mil 876 ciudadanos para votar, pero sólo 32 mil 621 hicieron llegar su voto para elegir presidente de la República, es decir tan solo un 80% de ese electorado.

Aunque para las elecciones de 2012 aumentó el número de connacionales registrados para la elección presidencial, el porcentaje de participación cayó un 68%, ya que de los 59 mil 115 mexicanos que se inscribieron, tan solo 40 mil 714 votaron.

Respecto de la elección de gobernador del Estado, se registraron 140 oaxaqueños residentes en el exterior; de ellos, solamente 65 ciudadanos enviaron de vuelta su voto.

Para este proceso electoral 2017-2018 los mexicanos residentes en el extranjero no solo votaran para elegir al presidente de la República, también lo harán para elegir senadores de sus estados e incluso en 7 entidades votaran también para elegir a su gobernador.

En el proceso electoral 2005-2006 se gastaron 238.4 millones de pesos en el voto desde el extranjero, lo que representó 7 mil 195.6 pesos por persona, mientras que cada sufragio en territorio nacional tuvo un costo de 65 pesos.

Para las elecciones de 2012 el entonces IFE gastó 203.1 millones de pesos para el voto desde el exterior, lo cual significó 4 mil 945.5 pesos por sufragio, contra los 78 pesos que costó cada voto dentro del país.

En lo que corresponde a este proceso electoral 2018, el voto de los mexicanos en el extranjero costará alrededor de 278 millones de pesos, según informa el Instituto Nacional Electoral.

Al día de hoy, poco más de medio millón de credenciales de elector han sido tramitadas en los consulados de México en los Estados Unidos. De ellos, tan solo un poco más de cinco mil han confirmado su participación.

Este monto sólo es para la promoción y operación de la estrategia del voto en el extranjero, el programa de credencialización corre aparte.

Parte importante de este presupuesto tiene que ver con los costos del servicio postal: el envío de las boletas a los ciudadanos y el consecuente regreso de éstas a México representan 62% del presupuesto que está destinado al programa de promoción del voto de mexicanos en el extranjero.

Y debido a que la cantidad de electores ha aumentado, aún no existe ni la mitad de los electores que votaron en la anterior elección presidencial; por lo pronto, la diputada del PVEM, pidió estrategias que incentiven mayor participación de migrantes en la emisión del voto.