MG

La Cepal “palomea” proyectos de infraestructura de AMLO; potenciarán la inversión, asegura



CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) aseguró que los proyectos de infraestructura propuestos por el gobierno entrante, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, “son buenas señales” para potenciar las inversiones.

Al dar a conocer el Estudio Económico de América Latina y el Caribe, la secretaria ejecutiva del organismo regional, Alicia Bárcena, señaló que “los proyectos de infraestructura, como los plantea el gobierno entrante, son señales positivas para potencializar las inversiones en México. El Tren Maya o la franja norte; hay un programa importante de infraestructura. ¿Qué porcentaje debe ser privado o público?, se debe analizar caso a caso”.
 


Para Bárcena, la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) debe ser analizada por los futuros riesgos que puede tener una obra de esta magnitud en cuanto a “la resiliencia y vulnerabilidad” de una ciudad compleja como la capital del país.

“Hay riesgo de que si no se hacen obras adecuadas haya hundimiento, sobre todo en las pistas del aeropuerto, lo que supondría una inversión grande en mantenimiento y nivelación de las mismas”, alertó.


En el documento, la Cepal redujo su pronóstico de crecimiento económico para México en 2018 a 2.2%, desde el 2.3% previsto en su reporte anterior.

De acuerdo con el estudio, el crecimiento de México en el último año y en la primera parte de 2018 fue impulsado por el comercio con Estados Unidos.

“Las importaciones mexicanas en ese país crecieron desde 10 mil millones de dólares en 2010, a los actuales 13 mil 500 millones, y siguen creciendo; también hubo un aumento de ingresos públicos petroleros, pero la inversión pública cayó 36.8% en infraestructura física, y el tema de la inflación es importante, en donde se está haciendo un esfuerzo”, explicó el reporte.

De acuerdo con el Estudio Económico, el crecimiento regional se da en un escenario global complejo, caracterizado por conflictos comerciales entre Estados Unidos, China y otras naciones, así como riesgos geopolíticos crecientes.

También está marcado por una caída en los flujos de capitales hacia los mercados emergentes en los últimos meses y un alza en los niveles de riesgo soberanos; depreciaciones de las monedas locales frente al dólar, y una expansión económica mundial que tiende a perder dinamismo.

“Nuestra región sigue creciendo, aunque a menor ritmo de lo proyectado hace unos meses, a pesar de las turbulencias internacionales. Eso es positivo, pero nos insta a redoblar esfuerzos para generar una reactivación, sin caer en ajustes fiscales excesivos. Aquí la integración regional puede jugar un papel fundamental y hacia allá debemos apuntar”, planteó Bárcena.

En este entorno, América Latina y el Caribe crecerán 1.5% en promedio en 2018, gracias a un repunte de la demanda interna, especialmente del consumo privado, y un leve aumento de la inversión, aseguró el organismo.

Al interior del continente, República Dominicana y Panamá liderarán el crecimiento de la región, con aumentos del PIB de 5.4 y 5.2%, respectivamente, seguidos por Paraguay (4.4%), Bolivia (4.3%), Antigua y Barbuda (4.2%), y Chile y Honduras (ambos con 3.9%).

.

.

.

.