MG

Guionista de Plaza Sésamo confirma un rumor que lleva años: Beto y Enrique, en efecto, son pareja

Ciudad de México, 18 septiembre (AS México/SinEmbargo).- Las especulaciones sobre la relación amorosa entre Beto y Enrique vienen desde hace tiempo, pero hoy Mark Saltzman, guionista de Plaza Sésamo, ha confirmado la duda que llevábamos años preguntándonos. Durante una entrevista a Queertysobre la serie infantil que marcó una etapa a finales del siglo XX, el guionista ha reconocido que cuando escribía de Beto y Enrique, los concebía como pareja.

Tras numerosas preguntas por el entrevistador David Reddish sobre cómo llegó Mark Saltzman al mundo de Plaza Sésamo, el periodista se animó a lanzarle la incógnita: "¿Pensabas en Beto y Enrique como una pareja gay? ¿Te lo preguntaste alguna vez?"

El guionista contestó que recuerda que un niño preguntó a su madre si Beto y Enrique eran amantes, y desde entonces no ha parado de escuchar los rumores sobre el tema. "Cuando escribía Beto y Enrique, lo eran. No tenía otra forma de contextualizarlos", confiesa. Y eso no es todo. Saltzman reconoce que los personajes estaban inspirados en su propia relación con su pareja Arnold Gassman, un montador de cine. "Más de una persona se ha referido a Arnie y a mí como Beto y Enrique", reveló.

Cuando el entrevistador ahonda en el tema preguntándole si veía a los personajes reflejados en su relación, el guionista reconoce que sí. "Arnie era como Enrique, el ordenador y organizado. Yo era como Beto, más bromista. Esta es la dinámica que llevé a los personajes", confiesa. Saltzman señala que su objetivo también era mostrar que dos personas tan diferentes podían llevarse bien.

La relación entre Beto y Enrique no solo ha sido rumoreada, muchos la tomaron como tal a pesar de no estar confirmada por ningún creador. El guionista ha recordado que en 2013 The New Yorker utilizó una imagen de ambos como portada cuando el Tribunal Supremo de Estados Unidos decidió aprobar el matrimonio homosexual. Estuviera o no confirmado, la estrecha relación entre Beto y Enrique mostró a los niños (y mayores) naturalidad ante el amor gay y la amistad entre dos personalidades distintas.


.

.

.

.