MG

Educación para el crecimiento y la prosperidad: Dávila




:: Entrega el Presidente Municipal de Tuxtepec Fernando Bautista Dávila recurso económico para compra de cemento para la loza del techado de dos aulas escolares de la escuela “Ramón López Velarde” que se dañaron con el sismo del 2017.

Tuxtepec, Oaxaca.- La educación es el combustible que hace a los niños y jóvenes ser hombres de bien y profesionistas que contribuyen en el desarrollo, crecimiento y prosperidad de este municipio, de Oaxaca y de México, afirmó el Presidente Fernando Bautista Dávila al hacer entrega de un apoyo económico de 40 mil pesos para la compra de cemento para la loza del techado de dos aulas escolares que fueron dañadas por el sismo del 2017, que tuvieron que ser demolidas y se reconstruyeron con un tequio que encabezó el Gobierno Municipal de Tuxtepec.

Afirmó que si bien el Ayuntamiento no es el responsable de la construcción de infraestructura escolar pues eso corresponde al Gobierno del Estado a través del IEPO, la Administración Local no se puede quedar de brazos cruzados mientras los centros escolares tienen muchas carencias, por ello con el recurso del pueblo, con el dinero que la ciudadanía paga de impuestos del predial, agua potable, drenaje y limpia pública al erario municipal estamos apoyando para que los niños y los jóvenes tengan espacios dignos en donde recibir los conocimientos que les transmiten sus profesores.

Fernando Bautista Dávila apuntó ante maestros, estudiantes y padres de familia que presenciaron este acto que “se cumple un compromiso más que hizo hace algunos meses durante una visita que llevó a cabo a este plantel la Sindico Hacendaria Blamca Estela Tomás Mesa se acordara y este acuerdo lo respaldó la Administración porque las decisiones que toman cada uno de los integrantes del Cabildo son compromisos del Gobierno, trabajamos en equipo y como tal respondemos”.

“Tenemos una gran responsabilidad con la educación y con los estudiantes, tenemos un gran compromiso con el pueblo de Tuxtepec de seguir apoyando a las escuelas porque es en las escuelas de donde salen los jóvenes profesionistas, jóvenes preparados, jóvenes con ética, valores y principios que sin duda harán más grande nuestro municipio”, asentó el alcalde.

El munícipe recalcó que durante estos dos años se ha luchado para que los niños y jóvenes estudiantes tengan mejores instituciones, “de igual manera continuaremos en los próximos tres años seguiremos luchando para que las escuelas tengan mejores instalaciones, para que los niños tengan aulas dignas en donde poder estudiar”.

Aclaró que no hay ningún recurso que llegue al Ayuntamiento para destinarlo a la educación porque según los Gobiernos Federal y Estatal no es facultad del Gobierno Municipal ejercer recursos para los centros educativos “pero no podemos quedarnos de brazos cruzados, tenemos un gran compromiso con los tuxtepecanos y les tenemos que responder por eso parte del dinero que el pueblo paga a la Administración Local lo ocupamos para ayudar a las escuelas”, asentó el Presidente Municipal de Tuxtepec Fernando Bautista Dávila.

Reconoció la labor de Pablo Pimentel, presidente de la colonia y de la directiva de padres de familias de este plantel, quien estuvo gestionando y muy al pendiente para que este recurso llegara a la escuela, “Hoy estamos cumpliendo y aquí están 40 mil pesos para la compra de cemento para el techado de las aulas”, externó el munícipe al hacer entrega del recurso, así también se comprometió a enviar tres viajes de grava.

Directivos, profesores, estudiantes y padres de familia agradecieron a Fernando Bautista Dávila agradecieron el apoyo incondicional que está dando a favor de la educación, lo invitaron a no hacer caso a los detractores porque afirmaron “esos son los que nunca hicieron nada, nunca harán nada y por ello se refugian en la calumnia, la mentira y el engaño, pero ellos de ahí no pasaran y usted Presidente estamos seguros que llegará muy lejos y muy alto y para que pueda hacerlo siempre tendrá el apoyo del pueblo tuxtepecano, cuente con ello”, sentenciaron.


.

.

.

.