MG

En la cajuela del auto metió el cuerpo de José Andrés y se fue al gimnasio, en Puebla. A sangre fría

De acuerdo con las autoridades, los tres amigos de la Universidad de Ciencias y Desarrollo de Puebla (UDES) planearon secuestrar y matar a José Andrés Larragaña con al menos un mes de anticipación. Intentaban pedir dinero por su rescate. Pensaban vender su auto también. Abraham y Arturo estudiaban en el mismo salón de su víctima en la UDES y Luis Pablo ya estaba en tercer semestre. Eran compañeros de clases, amigos.
La noche del primero de octubre, uno de los presuntos asesinos llegó al gimnasio manejando el Mitsubishi Lancer. Iba golpeado de la cara porque, según él lo habían intentado asaltar. Pidió a uno de sus amigos que le permitiera guardar el auto en su cochera. Decía que en su casa los perros lo podían maltratar. Contaba la historia de que lo iba a usar para trabajar un proyecto de la escuela. El cuerpo estaba en la cajuela. Todo lo hizo sin una gota de sudor; a sangre fría.
Sus compañeros del gimnasio coinciden en que "Cabos" era fanático de la película "Sangre, sudor y gloria", que narra la historia de un gerente de un gimnasio y sus cómplices musculosos, que secuestran a un empresario rico y lo obligan a firmar todas sus propiedades a su nombre, incluyendo automóviles y una mansión.

.

.

.

.