MG

Oaxaca enamora a Saltillo



El calor del medio día y las nubes cargadas de lluvia enmarcan la expo de Oaxaca que visita la ciudad. Al llegar, me recibe Alberto Vázquez Sánchez, originario de Tlajiaco, un pueblo de la mixteca alta, -vecino de Lila Downs, según me cuenta-, él dirige la Caravana Cultural Oaxaca: Arte, Vida y Tradición, organización que nace en 1988 con “la finalidad de hacer un homenaje al poeta Gabriel López Chiñas, quien fundó Radio Educación en la Ciudad de México y Radio Universidad”, la que organizó tras la invitación que le hizo el Instituto Nacional Indigenista.

“Él -Gabriel López Chiñas- encabezó el proyecto de hacer la radio universitaria y Radio Educación, para que se escuchara música vinculada con las tradiciones mexicanas, que no fuera una radio comercial, sino cultural, que en ella se manifestara la voz del pueblo”.

Originalmente el grupo se llamaba “Manos que Hablan” y lo conformaban artesanos, músicos zapotecos, cantantes y poetas. “Desde el 28 de agosto de 1988 hemos recorrido el país y cada vez me doy cuenta de la grandeza de México, estoy muy orgulloso de nuestro país, lo amo, lo conozco y lo he vivido”.
Coloridas. Así son las cortinas y manteles que ofrecen los artesanos.

De la gastronomía a La Guelaguetza


En esta ocasión la Caravana Cultural enamora a los saltillenses principalmente con su gastronomía. En cuanto llegan los visitantes, los reciben puestos donde pueden adquirir queso Oaxaca, ese queso de hebra que se deshace al calor del comal, o qué tal unos cacahuates con ajo de botana, y si camina un poco más adelante se va a encontrar con el pan de yema, los dulces, el pinole y el tejate para llevar a casa, aunque no se quedan atrás los tradicionales moles, las tlayudas, los tamales y los chapulines con ajo, créame, una delicia.

Ahora, si ya comió, deléitese con una nieve, de piña colada, de tuna, de leche condensada, de beso de ángel, o de otro sabor que le resulte atractivo.

A su paso podrá apreciar que principalmente gente joven atiende cada uno de los stand que conforman esta Caravana. Eso tiene un motivo.
Delicias. Preparadas por manos oaxaqueñas.

Trabajar con jóvenes a Alberto Vázquez Sánchez le parece fundamental, “porque en la manos de la juventud está el futuro cultural de México, si ellos quieren probar más pizzas o comer más hamburguesas seguramente el pozole, los tamales, los tacos, las tortas perderán espacio” reflexiona. 

Todos los días ofrecen, gratis, un programa cultural que arranca a las 18:00 horas, con un Taller de Danzón, “el danzón tiene vinculación con Oaxaca, porque se da por tres compositores mexicanos nacidos en Oaxaca, de la época de oro del danzón, considerada de 1920 a 1960”, me narra apasionado.

En este taller con clases básicas de danzón puede aprender a bailar este género, no requiere ni llevar pareja, porque ahí hay con quien bailar. Así que lo único necesario son las ganas.

“Después empieza el canto, 'La Sandunga', 'La Llorona', 'El Dios Nunca Muere', el desfile de trajes regionales. Hablamos de las tradiciones más importantes de Oaxaca, como La Guelaguetza”, cuenta.

Y entonces me explica que La Guelaguetza es una fiesta “que se traduce al regalo, a la fiesta. Antiguamente los pobladores de Oaxaca, daban gracias por la buena cosecha obtenida, e iban a compartir sus productos, eran aventados -y recapitula- siguen siendo aventados, tiene como finalidad el agradecimiento a la vida y si alguien atrapa uno de estos productos se cree, en Oaxaca que es de buena suerte”.
Deliciosa tradición. Pan de yema y queso Oaxaca, mejor conocido como quesillo.

Indumentaria
Oaxaca, un estado con 570 municipios, llega a Saltillo para mostrar algo de lo más representativo.

Con ese amplio espectro municipal, hay que mencionar que cada uno de estos 570 tiene su traje regional representativo, “tenemos de gala, de media gala, de uso diario, traje de boda y traje de luto, en cada municipio”, ahonda en el tema.

En esta Caravana vienen de las ocho regiones principales de Oaxaca (Cañada, Costa, Istmo, Mixteca, Papaloapan, Sierra Norte, Sierra Sur y Valles Centrales) y entre artesanos, conferencistas, músicos, cocineras, nos visitan en la ciudad alrededor de 250 personas.

Entre los puestos podrán encontrar blusas bordadas a mano, algunas hechas a máquina, manteles, cinturones, faldas, collares multicolores, algunos de chaquira hechos con una precisión hermosa y accesorios de filigrana con vivo color dorado para acentuar su atuendo.

Y si está buscando un mantel para su mesa o una colcha para la cama, no lo dude, aquí lo van a encontrar.

Para los caballeros hay guayaberas, algunas con adornos bordados a mano, otras con un tira tejida; todas originales y una amplia gama de tallas.
Enmoladas. De mole negro con quesillo, un sabor exquisito.

Artesanías

Ahora que si a usted le gusta añadirle a su casa u oficina un toque mexicano, en esta Caravana Cultural de Oaxaca encontrará artículos de barro negro así como los famosos alebrijes de diversos materiales y tamaños.

“Creo que esta presencia cultural de Oaxaca, acorta las distancias del norte con el sur, para mí que conozco mi país. No es mejor el norte, ni el centro, ni el sureste, ni el occidente, sino la gran variedad y la diversidad enorme que tiene nuestro país”.

A saber

La Caravana Cultural Oaxaca: Arte, Vida y Tradición está en la Gran Plaza del Centro Metropolitano de la ciudad (cerca del Parque las Maravillas).

Abren a las 9:00 am y concluyen actividades a las 23:00 hrs.

Estarán en la ciudad hasta el 8 de octubre.

Presentarán La Guelaguetza el sábado 6 de octubre a las 18:00 hrs y el domingo 7 de octubre a las 14:00 y 18:00 hrs.

Desde el 20 de septiembre y hasta el 8 de octubre la Caravana Cultural Oaxaca:

Antiguamente los pobladores de Oaxaca, daban gracias por la buena cosecha obtenida, e iban a compartir sus productos. La Guelaguetza tiene como finalidad el agradecimiento a la vida y si alguien atrapa uno de estos productos se cree, en Oaxaca, que es de buena suerte”.

Vanguardia.mx



.

.

.

.