miércoles, 5 de febrero de 2020

En un mundo civilizado no se puede vivir al margen de la Ley: Dávila




:: Ayuntamiento de Tuxtepec conmemoró el 103 Aniversario de la Promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.


Tuxtepec, Oaxaca.- A fortalecer nuestro compromiso con Tuxtepec y con México, en la unidad y la suma de esfuerzos por el bienestar de todos, llamó el Presidente Fernando Bautista Dávila al hacer uso de la voz en el acto cívico con el que se conmemoró el 103 Aniversario de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como 163 años de la de 1857. 


Ante la presencia de estudiantes, personal directivo y maestros del Colegio Tuxtepec que fueron los responsables de la conducción del programa, el alcalde tuxtepecano sentenció que en un mundo civilizado no se puede vivir al margen de la Ley; dijo que el 5 de febrero es un día muy importante en la historia del país ya que se celebra el día en que se promulgó la Carta Magna, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.


Dávila afirmó que: “Nuestra Constitución no solo es un documento en el que se anuncia una serie de artículos, no solo es un libro en el que se señalan una serie de derechos o garantías individuales, no solo establece la forma en que se organiza nuestro país, nuestra Carta Magna es el resultado de cambios históricos”.


Apuntó que México celebra hoy la promulgación de su Constitución de 1917, la más longeva Ley de toda su historia y una de las más antiguas en todo el mundo; expuso que la Constitución resume la revolución jurídica, política y social de México y es el resultado de las grandes luchas del pueblo mexicano para alcanzar su libertad y su soberanía privilegiando siempre la paz social. 


Aseguró que: “Como mexicanos vivimos al amparo de la Carta Magna, de nuestros derechos pero también de nuestras obligaciones que como ciudadanos derivan de la Constitución de 1917 y es ahí, con la calidad de mexicanos en el pleno uso y goce de nuestros derechos que podemos alzar la voz y señalar y cuestionar lo que a nuestros ojos puede ser mejor pero también al amparo de la Ley, creer, trabajar, estudiar, tener y gozar lo que el fruto de nuestro esfuerzo nos brinde porque vivir en un país de Ley no es poca cosa, siempre que se procure la libertad, democracia y justicia social como lo marca nuestra ley fundamental”.