Masca la Iguana Las 13 etapas del sufrimiento humano



• La pobreza de no ser querido, amado y de no recibir atenciones es la más grande de las pobrezas. Madre Teresa de Calcuta

Luis Fernando Paredes Porras
Recientemente escuché de un abogado que una madre ha venido enfatizándoles desde hace años a sus hijos ahora ya adolescentes, que su padre NO LOS QUIERE porque de quererlos  les enviaría dinero, no sólo les llamaría de vez en cuando. Se le llama síndrome de alienación parental y es un delito, ya que incita a la violencia y a la peor de todas, la que se ejerce contra uno mismo.
Encontré en las redes un texto escrito por Erik Kikuchi que propone de manera lógica y popular, la explicación de este daño. Le llamó:
Las 13 etapas del sufrimiento humano.
1. Sentir que no somos amados conduce a sentirse desvalorizado.
2. Sentirse desvalorizado conduce a la separación.
“Si no soy lo suficientemente bueno, debería de irme.”

3. La separación conduce a la soledad
“¿No lo entienden? Ni siquiera los necesito.”

4. La soledad conduce a sentirse no amado.
“Tal vez estoy solo porque nadie me puede amar.”

5. Sentirse no amado conduce a la desconexión.

6. La desconexión crea juicios
“No soy el problema, los demás son el problema.”

7. El juicio conduce a la indiferencia
“Es por su cultura, por eso no es mi problema.”

8. la indiferencia conduce al aislamiento

9. El aislamiento conduce al miedo
“Tengo miedo de lo que pueda pasar si estoy solo para siempre.”

10. El miedo conduce al Enojo
“Me encuentro tan molesto en este lugar, y es su culpa!”

11. El enojo conduce al odio
“Tú eres la razón por la que me encuentro en esta situación y te odio por eso.”

12. El odio conduce a la violencia

13. La violencia conduce a la extinción.
“Ojo por ojo, deja a todos ciegos” – Gandhi

Dice la iguana que ella se quiere mucho y que si me dice a cada rato que me quiere es porque debo aprender a ser fuerte para sobrevivir en ambientes como en el cual ella habita, en su arroyo Moctezuma tan lleno de porquerías. La miro y comprendo que cuando masca me está diciendo cuanto me ama.

.

.

.

.