.

.

Masca la Iguana: Tuxtepec y su rastro tipo TIF, ejemplo estatal de pena ajena

• La verdad triunfa por sí misma, la mentira necesita siempre complicidad.
Epicteto de Frigia (55-135) Filósofo grecolatino.

Luis Fernando Paredes Porras

     Los dime y diretes de las últimas horas en torno al acceso del fallido rastro TIF, símbolo de la corrupción y el engaño a todos niveles deja claro algo: o el gobernador Alejandro Murat es cómplice o su personal a cargo de las áreas involucradas lo chamaquearon.
   

Lo que sería un ejemplo para todo el estado, de acuerdo a lo dicho por Alejandro Murat  el 21 de diciembre de 2016 durante la inauguración, es al día de hoy el ejemplo, sí, pero de hacer mal las cosas, al chingadazo,  con toda la intención, alevosía y ventaja de la que se pueda hacer uso desde el gobierno, haciendo cumplir el dicho: hay que ser marrano, pero no tan trompudo.
   

Ahora el escándalo ya está en los niveles del chisme mediático mientras que los culpables están libres de polvo y paja, como animal que pasea por los corrales de un rastro tan sólo de visita.
    

Dice la Iguana que ella propone que se haga un acceso desde el arroyo Moctezuma o mínimo que se ponga un letrero donde diga “en esta aguas bebió antes el ganado, ahora sobreviven entre la mierda las iguanas” o ya de a perdida que inauguren haciéndole a la payasada un iguanario aunque luego no sirva, total, el chiste es salir en la foto. La miro mascar y se detienen para posar con su mejor sonrisa.