Mueren "El Pizarrón" y "El Güero Pelayo" durante irrupción de La Familia Michoacana a La Gavia, Guerrero; pobladores les prenden fuego

Los líderes de La Familia Michoacana aglutinados en la autodefensa "Movimiento por la Paz y la Justicia" de San Miguel Totolapan, Jaime López Martínez alias "El Pizarrón" y Ramiro Bahena Urieta alias "El Güero Pelayo", murieron la madrugada del 10 de mayo luego de encabezar una irrupción armada a la población de La Gavia, de ese mismo municipio guerrerense.

La irrupción de la autodefensa vinculada a La Familia fue ordenada por los hermanos Johnny "El Pez" y José Alfredo "La Fresa" Hurtado Olascoaga, jefes máximos de ese grupo criminal, y reforzada por sus jefes de plaza y jefes de sicarios que llegaron desde los municipios de Arcelia, Tlalchapa, Tlapehuala, Tlatlaya y la parte rural de Teloloapan, donde tienen sus bastiones, lo que desató enfrentamientos con los pobladores que se extendieron desde la 1 de la madrugada hasta las 14 horas del miércoles 10 de mayo.

La irrupción del grupo criminal se prolongó por más de doce horas gracias a que los criminales montaron un cerco perimetral para impedir el paso de policías, militares y personal del Ministerio Público con el objetivo de tomar el control del poblado y obligar a los habitantes a sumarse a su "autodefensa", como parte de un proyecto en el que La Familia busca avanzar posiciones hacia la sierra de San Miguel Totolapan, Ajuchitlán del Progreso y Atoyac de Álvarez.

Cuando se realizaron las diligencias, las autoridades ministeriales confirmaron un saldo de 8 personas muertas, tres de ellas pobladores de La Gavia y las cinco restantes miembros de La Familia Michoacana, entre los que se identificó a los líderes criminales Ramiro Bahena Urieta, alias "El Güero Pelayo" y Jaime López Martínez, alias "El Pizarrón", quienes eran parte de los que estaban a cargo de la irrupción. También se reportaron cuando menos 4 personas heridas, entre ellas niños.

Jaime López Martínez "El Pizarrón", originario de Tlalchapa, es identificado como el jefe de plaza de La Familia Michoacana en Tlalchapa, mientras que Ramiro Bahena Urieta "El Güero Pelayo", originario de Apaxtla, es identificado como jefe de una célula de sicarios que se mueve de un municipio a otro según las circunstancias y que actualmente operaba entre Teloloapan y Acapetlahuaya.

Luego de los enfrentamientos, los pobladores de La Gavia reconocieron a los irruptores abatidos como miembros de La Familia Michoacana, por lo que les prendieron fuego, informaron autoridades de Guerrero en materia de seguridad, quienes también reconocieron que desde la población se hicieron repetidos llamados de auxilio a los números de emergencia, pero excusaron que estos no pudieron ser atendidos debido al bloqueo que La Familia montó en las inmediaciones del poblado para impedir el paso de toda autoridad.

En fotografías a las que se tuvo acceso, se observan los cadáveres de varios de los criminales antes y después de ser apilados y quemados por los pobladores enardecidos, entre ellos los de "El Pizarrón" y "El Güero Pelayo".

Luego de estos hechos, en el poblado también quedó una camioneta blindada del alcalde de San Miguel Totolapan, Juan Mendoza Acosta, cuyo hijo, Conrado Mendoza Alameda, es identificado como jefe de plaza de La Familia Michoacana en San Miguel Totolapan y simultáneamente cabecilla del "Movimiento por la Paz y la Justicia". Dentro de la unidad también se encontró una credencial a nombre del chofer particular del alcalde, Javier Domínguez, también identificado como miembro de La Familia.

Luego de conocerse el abatimiento de sus líderes, miembros de La Familia Michoacana realizan narco bloqueos en los municipios de San Miguel Totolapan, Arcelia, Tlapehuala, Tlalchapa y Acapetlahuaya.