.

.

Mismo juez, 10 años antes: “¡Voy a sacar mi pistola y te voy a partir tu puta madre, pinche jodido!”

A finales de 2007, el entonces presidente del Tribunal Electoral de Puebla, Gabriel González Alegría, amedrentó y amenazó de muerte a un joven, entonces de 25 años de edad y estudiante de Administración, quien vendía hamburguesas frente a su casa. Así quedó asentado en una denuncia penal.

Sólo una vez fueron llamados a declarar los involucrados. Hasta el momento se desconoce en qué paró el pleito en el sistema de justicia poblado, del que el señor González Alegría es, literalmente, juez y parte desde hace tiempo.

Diez años después, el Magistrado perdió la oreja (literalmente) en una riña que él mismo ocasionó. El pasado fin de semana, las cámaras de seguridad de un restaurante captó el momento en que el Juez, en aparente estado de ebriedad, golpeó al joven que le reclamó por haber acosado e insultado a su amiga.



Puebla/Ciudad de México, 7 de julio (SinEmbargo/PeriódicoCentral).- El Juez Primero de lo Civil, Gabriel González Alegría, quien el pasado fin de semana protagonizó una riña en un restaurante de Puebla en la que perdió la oreja, tuvo un incidente en 2007 con un hombre que vendía hamburguesas frente a su casa. Lo amenazó de muerte. Le dijo que era una persona poderosa al que el Gobernador en turno, Mario Marín, le debía favores.

El hecho ocurrió la noche del 27 de diciembre de ese año, cuando Pedro Paredes, vecino del Juez, estaba limpiando su local mientras el Magistrado llegaba a su casa en estado de ebriedad. Así se detalla en la denuncia.

Uno de los ayudantes del comerciante se acercó, aparentemente por órdenes de González Alegría, a la camioneta del Juez. Y el Juez, de repente, comenzó a soltar manotazos e insultos:

“¡Bájale a tu pinche música o voy a sacar mi pistola y te voy a partir tu puta madre, pinche jodido!”, dijo el Juez, en estado de ebriedad, al vendedor de hamburguesas.


En ese entonces el vendedor de hamburguesas tenía aproximadamente 25 años de edad.

Con la venta de hamburguesas se ganaba la vida mientras estudiaba  Administración en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

El local, según narró el comerciante, no contaba con equipo de sonido. Sólo con una grabadora que tenía un volumen moderado.

Pedro Paredes se acercó al Magistrado, a quien en ese momento no conocía. Le pidió que se calmara o llamaría a la Policía.

“Llama a la Policía, cabrón, llama a quien quieras. Llámale si quieres al Gobernador. ¡Tú no sabes quién soy yo! Hasta el Gobernador me debe favores”, le gritó el Juez, enfurecido, de acuerdo con lo establecido en la denuncia.
El Gobernador de Puebla era el priista Mario Marín Torres, conocido como “el Gober Precioso”. González Alegría presidía el Tribunal Electoral del Estado (TEE).


De acuerdo con el reporte de medios locales, aparentemente fue la esposa del Magistrado quien logró tranquilizarlo y meterlo a su casa.

Tras el incidente, Pedro Paredes supo quién era su agresor y reconoció que temía represalias en su contra si acudía a denunciar.

El joven microempresario decidió proceder legalmente contra el Magistrado, como consta en el expediente 9942/2007 ante el Ministerio Público.

Se sabe que por este hecho sólo una vez fueron llamados a declarar los involucrados.

Hasta la fecha se desconoce en qué paró el pleito legal.

Hoy, el juez enfrenta un proceso muy parecido: dos jóvenes lo acusan de prepotencia y abuso de autoridad; de haber ofendido con comentarios sexistas a su acompañante y de haber provocado un pleito en el que el magistrado perdió una oreja.

El Juez está con permiso, y la Judicatura poblana lo investiga y ha pedido a la Fiscalía General de Puebla que haga lo mismo.


Diez años después, González Alegría volvió a protagonizar otro escándalo. Esta vez con un joven de 35 años de edad, quien defendió a su amiga cuando el Juez la acosó y luego insultó, de acuerdo con las denuncias.

Los hechos ocurrieron el pasado 30 de junio en el restaurante “La Silla”, en Puebla. El Juez Primero de lo Civil dijo que, sin razón alguna, dos jóvenes (Christian y Julián Mayagoitia), comenzaron a golpearlo para después morderlo en la oreja y nariz, dejándolo, dijo, inconsciente por varios minutos.

En un video difundido en días pasados se muestra que no se trató de una agresión, como aseguró González Alegría, sino de una riña que él mismo inició.

Las imágenes fueron captadas por las cámaras de seguridad del establecimiento, cuyo encargado también testificó en contra de Christian Mayagoitia, quien ahora enfrenta delitos por lesiones y agresiones contra servidores públicos.

Ayer jueves se llevaría a cabo la audiencia de vinculación a proceso contra el joven, sin embargo, la defensa de Mayagoitia, a cargo del abogado José Luis Montaño de la Rosa, solicitó integrar el video como prueba y los abogados de González Alegría apoyaron que se llamara a un perito especializado para revisarlo.

El agente del Ministerio Público advirtió que necesitaría dos horas y media para poder analizar el video, por lo que lo que aplazó para este viernes la audiencia.