Masca la Iguana Istmo: la salud mental en riesgo


Existe mucho miedo en el istmo y los oaxaqueños no podemos hacernos "los locos" y "fingir demencia" ante las  llamadas de auxilio. 

Luis Fernando Paredes Porras

"No sólo de pan vive el hombre"…ni de despensas, ni de catres, plásticos, toldos, albergues, se requiere también alimento para la mente, para el espíritu y hasta ahora es un tema poco abordado mediáticamente para los afectados de los sismos en el istmo de Oaxaca y el Estado no se ha pronunciado al respecto.



Parte impostergable de la crisis anunciada es la atención a la salud mental de los damnificados.
La Organización Panamericana de la Salud  elaboró una guía práctica de salud mental en situaciones de desastre en mayo del 2006, en este documento se describe que "en situaciones de desastres y emergencias complejas se produce un deterioro del tejido social, una pérdida de la estructura de la vida familiar y un incremento de los signos de sufrimiento psicológico, como la aflicción y el miedo, que pueden aumentar la morbilidad psiquiátrica y otros problemas sociales".

Los habitantes de la región del istmo están viviendo una crisis que afecta su salud mental, que si bien, de acuerdo a la experiencia de la OPS no todas las personas sufren una patología  si han estado expuestas a situaciones de gran impacto.

Se requiere de mucho tiempo de acompañamiento a los sobrevivientes de un desastre en lo que aceptan y se enfrentan a los retos de reconstruir su vida y en el istmo, más allá de enfrentar las enfermedades y reparar las pérdidas materiales.   


Los mensajes e historias que se han socializado lo demuestran y es evidente, por lo que conozco hasta el momento, la falta de atención por personal especializado o capacitado en el área.
  
La guía de la OPS incluye los elementos básicos para la evaluación de los daños y el análisis de las necesidades en salud mental de las poblaciones afectadas por desastres o emergencias. 


Profundiza en las herramientas para el trabajo de los grupos psicoeducativos, de  ayuda mutua, se proponen técnicas y procedimientos para la primera ayuda psicológica que el personal de los equipos de respuesta puede brindar, a la vez que aborda la importancia de la protección de la salud mental de los miembros de estos equipos.

La OPS asegura que el trabajo de los medios de comunicación es vital para el desarrollo de una buena estrategia de comunicación social como elemento fundamental para disminuir la ansiedad y contribuir a la estabilidad emocional de la población, situación que, a quienes hemos cerca de este fenómeno, como es el caso de comunicadores de Tuxtepec, nos abre nuevas posibilidades de poder brindar ayuda pertinente.

Después del sismo del pasado 19 de septiembre que afectaron a los estados de Morelos, Puebla, Oaxaca y CDMX, la Organización  Panamericana de la Salud presentó su segundo informe el 23 de septiembre a cargo del departamento de emergencias en salud donde señala que es una necesidad nacional el "preparar una estrategia de apoyo psicosocial a mediano y largo plazo para las poblaciones que han sido afectadas directa o indirectamente por el fenómeno".


Por su parte la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, emitió un boletín informativo para atender a la población este pasado fin de semana 23 y 24 de septiembre que dice: 


"A todas las personas que hayan sido afectadas por el sismo del 19 de septiembre de 2017 les comunicamos que nuestro departamento, a través de la Clínica del Programa de Salud Mental brindará asistencia psiquiátrica y piscológica. 

Si usted presenta problemas emocionales como miedo intenso, angustia, depresión, desesperación, insomnio, pesadillas y /o recuerdos recurrentes de los ocurrido, puede acudir al Departamento de Psiquiatría y Salud Mental para ser valorado".



Los teléfonos para mayores informes son el 5623 2291 y el 5623 2227.
Mientras tanto en Oaxaca la gente comienza compartir mensajes como:


"Es imposible dormir con tantos jalones de la tierra, que alguien explique qué es lo que pasa aquí, que el Estado, los geólogos o los científicos salgan y nos digan si esta zona  es aún habitable, sino para largarnos, pero vivimos desde hace 19 días en la calle con una angustia terrible de que hoy, mañana nos va a tocar. 

Estamos al límite con el calor y las lluvias. 
Los dos últimos epicentros fueron en Juchitán. Cómo no va a entrar uno en  pánico".



La iguana que padece el desastre ecológico en su arroyo Moctezuma sabe la salud mental es crucial para sobrevivir. Masca y se alista para ir al Istmo a dar pláticas y sumarse a eventos que ayuden a las personas a pasar este trance. La verdosa me mira y dice que busque profesionalizarme, porque esto apenas comienza. Aunque no deja de mascar su gesto es de confianza, así que le abro mi corazón a veces derrumbado.