ELECCIONES 2018

ELECCIONES 2018

Masca la Iguana: El martirio de la espera en Tuxtepec

Saludable es al enfermo la alegre cara del que le visita.

Fernando de Rojas (1465-1541) Escritor español autor de La Celestina.

Luis Fernando Paredes Porras
Siempre estuvo a la vista de todos, de miles ha sido y sigue siendo un calvario, un dolor extra a la pena que ya les llevó a ese sitio a donde las condiciones son como la sal a una herida. Pero pese a ser visible, se cerraron los ojos y el corazón.

Nadie en su sano juicio desea ser internado de urgencia y menos si las condiciones no son las favorables, como sabemos que padecemos en clínicas y hospitales de Oaxaca debido a la demencia de los criminales funcionarios que han saqueado el presupuesto. Muestra de ello, como claro indicador, es la sala de espera del servicio de urgencias del Hospital General de Tuxtepec.

De toda la región han llegado miles de personas a ser atendidas y muchas más a esperar noticias de sus seres queridos mientras realizan trámites, compran medicamentos y esperan en condiciones hasta ahora poco dignas: 12 asientos en una sala y todo el estacionamiento para que se acomoden a como puedan, a como se ganen los mejores sitios con sombra, los escalones, la mediana protección de una carpa que fue donada por gente compasiva.

Estas condiciones hacen más dramática la espera y agravan el contexto que implica tener a un familiar debatiéndose entre la vida y la muerte, porque a eso se llega a urgencias, mientras los que esperan se debaten entre la incomodidad, el sueño, el sol, la lluvia, el cansancio, la impotencia, la espera desesperante por la carencia de infraestructura hospitalaria pertinente.

Por esta razón ayer 10 de enero de 2018, Fernando Bautista Dávila, Presidente Municipal de San Juan Bautista Tuxtepec, anunció se transformará esta sala precaria en un espacio digno que haga realidad el derecho a la salud física, mental y emocional de quienes esperan a sus seres amados en el Hospital Regional.

Los planos de la obra están expuestos para que la gente y trabajadores de esta importante institución conozcan cómo se ubicarán los setenta asientos que se colocarán para que, sumados a los existentes, sean 82 personas las que cómodamente esperen en la sala;  la cual además, contará con mesas para que puedan dignamente consumir sus alimentos y se hará el esfuerzo, dijo el edil, de equiparla con clima y con televisión.

La iguana sabe cómo es la sala de espera de otro nosocomio, el del IMSS, desde ahí miles de personas la han visto al igual que a su pestilente arroyo Moctezuma. La noticia la pone contenta porque abre la esperanza de que suceda algo con su espacio.

Dice la verdosa que para contribuir y festejar esa realidad deseada, así como las enfermeras celebraron la noticia con sonrisas y aplausos, se imagina que la nueva sala de espera del Hospital Regional de Tuxtepec, a construirse con recursos financieros y mano de obra del ayuntamiento, podrá ofrecer otros servicios que la hagan modelo estatal y nacional.

Le digo que me comparta el cómo, pero se pone a mascar y creo que en una de esas dice que "hasta no ver no creer".