MG

Masca la Iguana: El Diablo en oferta


Trabaja en algo, para que el diablo te encuentre siempre ocupado.
San Jerónimo (340-420)

Luis Fernando Paredes Porras
Nunca he consultado a un brujo, no puedo decir que nunca he conocido a alguno porque se ignora con quien se está hablando y que pactos anda arrastrando, al menos eso decía mi abuelo.


Esta mañana platicaba con Bulmaro quien se ofrece a guiarme en mi recorrido por la región de los Tuxtlas y llegar a Catemaco no estaría mal hacerlo este viernes, pero por desgracia, o por fortuna, mi destino será otro, el puerto y no la capital de los brujos en esta región tropical.


El primer viernes de marzo es famoso por los rituales de la magia que miles de personas practican. Con el uso de la tecnología la oferta de gestiones ante el maligno se ha puesto a las leyes de la oferta y la demanda, así por ejemplo participar de una misa negra y pedir favores la están ofreciendo en mercado libre por la cómoda cantidad de quinientos pesos.


Estoy convencido de que hay clientela para todo y de que sería interesante acudir este viernes a Catemaco, pero eso de los diablos no es buen negocio desde mi punto de vista, me vaya a pasar como a la vecina de la esquina, Doña Juana, que tiene una tiendita y la CFE se la chingó con 8 mil pesos por culpa del diablito que dice, los mismos de la comisión se lo dejaron y luego llegó un supervisor y le dijo que se estaba robando la luz y ahí no pudo hacer ya nada, ningún pacto quizo la tendera con esos pingos porque le pedían las perlas de la virgen y pues no se lleva la chamaca con Belcebú, así que al final y después de tantas vueltas, está pagando más de 8 mil pesos en cómodas mensualidades de más de 1400.


La iguana cree que las misas negras deben apestar a azufre, porque eso dicen, pero que un día de calores me quede un rato en su contaminado arroyo y ya veré sino pienso que habita el mismo Satanás entre esas aguas pútridas a donde las iguanas y garrobos parecen ángeles escamados. 


La verdosa me cuenta que por el arroyo han visto a un hombre de negro y dicen que es el maligno y no se cuántas cosas más, le digo que yo de lejos aunque si conozco a varios que andan queriendo con el diablo, aunque se arriesguen a una multa que parece penitencia.

.

.

.

.