MG

Ricardo vendió dulces para ir a la universidad; será el primer indígena zapoteca con doctorado del MIT



De niño, Ricardo Pablo Pedro vendía limones y aguacates; “boteó” (pidió dinero con un bote) para poder hacer el examen de admisión a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y ahora se convertirá en el primer mexicano de origen indígena en graduarse como doctor en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).



Egresado de la licenciatura en Química de la UNAM, Ricardo, un joven zapoteca, recibirá en mayo el grado de doctor en el MIT, donde desarrolló materiales bidimensionales para hacer microchips y paneles solares, informó en un comunicado la universidad.



Sin embargo, llegar hasta ahí no fue sencillo: originario de “La Mina”, en Tuxtepec, Oaxaca, de niño trabajó vendiendo limones y aguacates en una canasta, y pidió dinero en las calles para poder pagar su examen de admisión a la universidad.



Una vez que fue aceptado en la UNAM, Ricardo vendió dulces en la facultad para mantenerse y dormía en casa de sus compañeros.

“Algunos me invitaban a comer, pero mi dieta esencialmente fue a base de bolillo o torta de tamal con agua, y cuando no resistía el hambre mejor dormía y asunto arreglado”, relató Ricardo sobre su época de universitario.

Cuando era estudiante de la facultad de Química, contó, vivía en Santo Domingo, en la Ciudad de México, “en cuartos que ni ventanas tenían”, por lo que, cuando llegó su carta del MIT “no me la creía; me dije una y otra vez ‘yo creo que se equivocaron’, hasta que llegué allá”, a Boston.

En 2017, Ricardo recibió el Premio Nacional de la Juventud. Aún así, dice, “no me siento alguien extraordinario, solo soy feliz”.

Ricardo compartió que algunos días se pregunta si merece estar en Boston: “tardé tres años y medio en ir de nuevo a mi pueblo; le llamaba a mi madre por teléfono y todo mundo se enteraba porque solo hay uno en todo el lugar. A veces he querido dejar la escuela, porque me he sentido solo”.

Ante el apoyo de tanta Gente, Ricardo Pablo Pedro que en mayo “todos se graduarán” con él, incluida su madre, a quien admira, pues no sabe leer ni escribir, “pero yo he cumplido su sueño”.

“En Boston me he dado cuenta de que los universitarios tenemos suficiente potencial, la UNAM o tiene; esta universidad nos da todo, y es prácticamente gratis, por eso hay que esforzarnos, no decir ‘no puedo’ y arriesgarnos”, concluyó.

El siguiente proyecto de Ricardo es aplicar para hacer un posdoctorado y a largo plazo espera ser docente. Ahora quiene estudiar en Corea.
ANIMAL POLÍTICO

.

.

.

.