viernes, 28 de febrero de 2020

Un buen gobierno aplica los recursos en beneficio del pueblo: Dávila




:: Después de 70 años pavimentaron calle en Los Mangos con un Tequio que encabezó el Presidente Municipal de Tuxtepec.


Tuxtepec, Oaxaca.- Los años de batallar y sufrir por caminar sobre un terreno accidentado han quedado atrás, ahora, después de 70 años los vecinos de la avenida principal de Los Mangos vivirán otra realidad gracias a la pavimentación de esta calle que hoy hicimos posible pueblo y gobierno con este Tequio en beneficio de 300 familias, afirmó el Presidente Fernando Bautista Dávila y asentó que la diferencia que marca un buen gobierno a uno malo, es que los recursos se aplican en el beneficio del pueblo.


El alcalde señaló que este tipo de obras se logran gracias a la unidad de los tuxtepecanos que se suman cada semana a agarrar la pala, la cubeta para acarrear la grava y el agua, la carretilla para llevar la mezcla de cemento, para emparejar la pavimentación con la cuchara o para apoyar cocinando o repartiendo el agua y los alimentos que amablemente ofrecen a todos y cada uno de los que participan en estas obras, pero también gracias a los ciudadanos que cumplen con pagar sus impuestos, lo que permite que el municipio tenga más recursos para poder realizar obras de pavimentación como esta que se realizó hoy en Los Mangos.


A los habitantes de esta comunidad, Fernando Bautista Dávila dio a conocer que en esta obra se utilizaron 42 toneladas de cemento y 21 viajes de grava, el alcance que se tuvo fue la pavimentación con concreto hidráulico de 700 metros cuadrados para hacer 100 metros lineales favoreciendo a 300 familias de esta población.


El munícipe refrendó su compromiso para continuar trabajando por el desarrollo del municipio y por ende de la localidad de Los Mangos; “se tiene que trabajar de la mano, Ayuntamiento y sociedad en el mejoramiento de la localidad”, sostuvo.


Durante el banderazo de inauguración, los vecinos recordaron la odisea que era ir a la tortillería y tener que transitar por una calle llena de piedras, baches y la cual se convertía en una laguna en tiempo de lluvias.


Al concluir este Tequio, con sonrisas dibujadas en el rostro los vecinos compartieron los alimentos con el Presidente Fernando Bautista Dávila así como con toda la gente que se acomidió a ayudar en la mano de obra para construir esta pavimentación, dando paso a una gran convivencia que es otro de los objetivos de los tequios, para generar una mayor relación entre familias y población en general.