martes, 30 de julio de 2019

También en Tuxtepec se vivió la Octava de la Guelaguetza 2019



:: La Guelaguetza también llegó a su fin este año en esta ciudad con la extraordinaria participación del ballet folclórico Binini Ruya que interpretó los bailes de las 8 regiones del estado de Oaxaca.
Tuxtepec, Oaxaca.- A la par de la capital del estado, en Tuxtepec también se vivió la Octava de la Guelaguetza 2019, que este lunes llegó a su fin, el zócalo de la ciudad estuvo abarrotado por cientos de tuxtepecanos que al no poder viajar a la ciudad de Oaxaca, disfrutaron aquí de esta tradición oaxaqueña.
Este día fue el ballet folclórico  Binini Ruya del maestro Jorge Moreno que ofreció al pueblo tuxtepecano una muestra de la máxima fiesta cultural de los oaxaqueños en su propio municipio, del folclor de las 8 regiones del estado, mismas que dan identidad a su pueblo y que los asistentes disfrutaron del evento que el Gobierno Municipal del Presidente Fernando Bautista Dávila preparó con orgullo ya que se trata de un espectáculo que muestra la tradición y raíces oaxaqueñas.
Fue en punto de las 8 de la noche cuando inició una pequeña calenda por el parque “Benito Juárez” con jóvenes ataviados con los trajes típicos de las 8 regiones que conforman el estado de Oaxaca, para después, dar inicio a esta fiesta de música, bailes y versos que fueron del agrado de las cientos de personas que asistieron a la Guelaguetza en Tuxtepec.
Las primeras en aparecer fueron Las Chinas Oaxaqueñas  portando sus floridas canastas, representando a los Valles Centrales y con su participación dan la bienvenida a la concurrencia.
Huautla de Jiménez  con sus Sones Mazatecos, entre ellos la hermosísima danza Flor de Naranjo, en los que las mujeres la interpretan su baile ataviadas con sus huipiles color malva casi morado hermosamente bordados de mil colores.
En esta presentación de La Guelaguetza no podía faltar el tradicional Jarabe Mixteco, el bailable folclórico representativo de la Región de la Mixteca Oaxaqueña que se considera patrimonio cultural específicamente de la ciudad de Huajuapan de León "La tierra del sol".
Así también, el Jarabe Ejuteco en donde el compás del jarabe desplegó alegría y el revoloteo entre las faldas de colores chillantes los aplausos del público asistente a este evento que es una muestra de la riqueza de la cultura oaxaqueña.
Mientras que del Istmo, la concurrencia pudo admirar y conocer el bailable de la boda en Asunción Ixtaltepec, una  alegre representación que las bellas mujeres del Istmo de Tehuantepec ofrecen al mundo.
De la Costa Chica de Oaxaca, se dejó escuchar el zapatear que enorgullece al costeño y la picardía que caracteriza a la mujer aguerrida y alegre así como los sones, juegos y chilenas de Santiago Pinotepa Nacional.
Al igual que en la capital del estado, aquí en Tuxtepec la ovación fue para el baile Flor de Piña, interpretado por las bellas jovencitas del ballet Binini Ruya, que desbordando simpatía y sincronización en su danza, alegrando el foro con sus huipiles y trenzas multicolores acapararon la atención y arrancaron los aplausos y las vivas de hombres, mujeres y niños.
Y para cerrar con “broche de oro” esta Octava en Tuxtepec, La Danza de la Pluma, considerada la más grande joya de las tradiciones oaxaqueñas, que representó a los Valles Centrales.
Siempre del “Lado de la Gente”, en Tuxtepec, también se vivió la Guelaguetza 2019.