Daños por sismo y huracán “Max” en Guerrero ascienden a mil 350 mdp: Astudillo

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El gobernador Héctor Astudillo Flores informó que las inundaciones provocadas por el huracán Max en la franja costera y las afectaciones del sismo del martes 19 en la zona Norte, dejaron un saldo de seis mil viviendas dañadas y daños por un monto de mil 350 millones de pesos.

Esta cifra casi es similar a los dos mil 819 millones de pesos destinados por el fideicomiso del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), para la reconstrucción de 16 mil 776 viviendas del Plan Nuevo Guerrero que se implementó en 2014, tras el paso de la tormenta tropical Manuel.
Actualmente, el programa federal se encuentra suspendido, aún faltan por construir siete mil 497 inmuebles y se corre el riesgo de que no concluya durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto por incumplimiento de los millonarios contratos que se adjudicaron de manera directa, admitió el delegado en la entidad de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), José Armenta Tello.

En el reportaje titulado "Cuatro años después, los daños de 'Manuel' aún sin reparar", publicado en la edición 2133 de Proceso, se advierte que el programa federal exhibió una red de corrupción que involucra a funcionarios federales, políticos del PRI y empresarios constructores que se beneficiaron a costa de la tragedia.
Ahora, Héctor Astudillo se ha dedicado a recorrer junto con su operador financiero, el empresario constructor Luis Mácara Hernández, las zonas afectadas por el sismo y el huracán Max, mientras decenas de estudiantes y los más pobres de la entidad se organizan para ayudar a los damnificados con víveres.

El mandatario informó ayer que los daños provocados por las inundaciones registradas a principios de este mes, ascienden a 350 millones y las afectaciones por el sismo rebasan los mil millones de pesos hasta el momento, indicó.

El balance de afectaciones por ambos siniestros es de al menos seis mil viviendas afectadas, así como más de 500 hectáreas de cultivo, más de 100 planteles escolares dañados y una veintena de centros religiosos, así como la cifra fatal de seis personas muertas tras el terremoto del martes 19.

En la Costa Chica, al menos 27 comunidades de 10 municipios, resultaron afectados por las lluvias y los municipios de la zona Norte de la entidad, fueron los más dañados por el sismo debido a su cercanía con los estados de Puebla y Morelos donde se registró el epicentro.