Pide Unicef a México priorizar en el presupuesto a la población infantil afectada por sismos

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) llamó a las autoridades mexicanas a colocar en el centro de las prioridades a la población infantil afectada por los sismos del 7 y el 19 de septiembre, particularmente en lo referente a salud física y emocional, educación y vivienda.

"Los siete millones de niños que viven en las zonas más afectadas de Chiapas, la Ciudad de México, Morelos, Oaxaca y Puebla, especialmente los más vulnerables debido a la pérdida de sus hogares y escuelas, deben estar al centro de las discusiones presupuestarias que enfrenta el país," señaló Christian Skoog, representante de UNICEF en México.
"En situaciones de emergencia las niñas, niños y adolescentes tienen necesidades especiales en cuanto a alimentación, salud, higiene, educación y apoyo psico-social que, de no ser atendidas tanto puntualmente como a largo plazo, pueden acarrear consecuencias muy graves para sus vidas y para la sociedad", enfatizó Skoog.

Añadió: "México enfrenta un reto de reconstrucción con implicaciones presupuestarias importantes, y en este contexto UNICEF le pide al país que brinde cuidadosa y sistemática consideración a las necesidades de la infancia y adolescencia en la toma de decisiones de reconstrucción, particularmente en lo referente a presupuestos fiscales. El bienestar de niñas, niños y adolescentes debe ser una consideración central a la hora de priorizar el apoyo a familias afectadas. Por ejemplo, las familias con niños o con mayor número de ellos, o los hogares encabezados por mujeres, deben recibir consideración especial y apoyo acorde".

México, como país que ha ratificado la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y que cuenta con una Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, se ha comprometido formalmente a tomar todas las medidas legislativas y administrativas necesarias para garantizar los derechos de la infancia, precisó UNICEF en un comunicado.

Este compromiso, agregó, tiene implicaciones en lo referente a políticas económicas y sociales y, por consiguiente, en la asignación de los recursos financieros del país tanto a nivel federal como estatal e independientemente de si se trata de situaciones ordinarias o de respuesta ante una emergencia.

De acuerdo con la Constitución de México, todas las decisiones del gobierno que afecten a la infancia del país deben velar por el interés superior de niños, niñas y adolescentes, puntualizó.

En este marco, las decisiones presupuestarias vinculadas a la reconstrucción de las zonas afectadas por los recientes terremotos deben garantizar el cumplimiento integral de los derechos de los niños en cuanto a salud, educación y vivienda para familias afectadas, sin olvidar otros derechos fundamentales como la protección contra la violencia, el abuso y la explotación infantil.

En un contexto de post-emergencia es prioritario no sólo ajustar, sino también acelerar la inversión dirigida a la infancia para que el país alcance, como pautado, sus objetivos de crecimiento económico y bienestar social a largo plazo, remató.