Masca la Iguana Dar las Gracias, ¿tradición pertinente?

Reconocerse en el otro, bendecir la vida común es dar las gracias.
Luis Fernando Paredes Porras

Dar las gracias no quita lo valiente, pienso que el agradecimiento está ligado con la cortesía y por ende a la búsqueda del bien común. Dar las gracias representa en el fondo, la aspiración de la evolución.

Por ello es tan complicado que salga la palabra desde el corazón e identificamos cuando la decimos a la recibimos por puro compromiso, gélido formulismo de urbanidad.

Hasta en la forma de dar las gracias hay niveles. En muchos hogares es de las cosas básicas que se inculcan y esa huella se percibe, va dejando su paso por donde andemos. Dar las gracias habla de nuestros orígenes y de nuestras esperanzas.
Ayer fue el día de acción de gracias en los Estados Unidos, un amigo querido, Eder Andrade Chicuellar participó de este ritual en California en compañía de otros oaxaqueños ahí radicados, por lo que espero que Eder nos convoque el próximo año, o en una fecha que acordemos entre amigos, a celebrar nuestro día de acción de gracias.
En el programa de televisión que dirijo y hacemos todos los que en el participamos, "Préstame tu Recuerdo" mi amigo querido Sergio Hernández Cruz en ocasiones ha preguntado al cierre de cada emisión: ¿a qué le das las gracias?" acompañado del clásico "¿con qué te quedas?  A partir de ahora lo retomaremos con mayor énfasis.
Un énfasis especial puso en un texto otro querido amigo, Jorge Gabriel Caribe, destacado Veracruzano con quien realizo un trabajo en el Barrio de la Huaca inspirado en la Carta de Barrios Educadores. Caribe enfatiza que lo mejor que puede decírsele a un artista es "Gracias". Tiene razón en ello.
Aprender a dar las gracias no es lo mismo que tener un corazón agradecido, por lo que educar para el agradecimiento debe ser una tarea que se fortalezca y en esa intención va la propuesta de que vivamos pronto una fecha específica para facilitar este proceso útil para la mente, las emociones y la colectividad.
Estoy por aperturar los talleres de comunidades de indagación o cuestionamiento que buscan facilitar el pensamiento de alto nivel; será un espacio público donde disfrutar del placer de pensar y decirlo lo que se construya individual y colectivamente, aprendiendo  a usar las habilidades del pensamiento crítico, creativo y ético. Uno de los temas que provoquen la reflexión será: el dar las gracias.
La iguana, de tono verde agradecido, dice que ellas, todas las que viven en su putrefacto arroyo Moctezuma, quieren ir a los talleres porque diariamente dan las gracias a Dios por tener su arroyo y permitirles adaptarse a él, al igual que están agradecidas con quien les alimenta y cuida, con quienes les miran y respetan.

Muerde un jitomate y al terminar de mascar la escamosa me dice: "también te doy las gracias por tu amistad, ahora ráscame aquí por la pata izquierda". Pongo todo mi cariño en mis uñas, le doy placer y las gracias por dejarme ser útil.