MG

La Conago con AMLO: Superdelegados, sin facultad en seguridad estatal



CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Una pequeña multitud, insólita, cruzó a pie del Palacio del Ayuntamiento a Palacio Nacional. Quedan expuestos al abordaje de reporteros, ciudadanos comunes y hasta vendedores, para los que sus escoltas, más discretos que otras veces, son insuficientes.

Son los gobernadores de los estados, que comieron reunidos en la Conferencia Nacional de Gobernadores, con el saliente jefe de gobierno capitalino José Ramón Amieva.


Camina al frente de ellos, el chiapaneco Manuel Velasco Coello. Y lo siguen todo el desfile, unos más conocidos que otros, hasta que casi al final el michoacano Silvano Aureoles se convierte en el más buscado, el más solicitado por los medios.

Desde hace meses, Aureoles se ha manifestado en desacuerdo con la figura de los superdelegados, nombre popular que impuso al de “Coordinadores Estatales de Desarrollo”. Aunque originalmente su papel era coordinar tareas relacionadas con la política social, de repente se les presentó como responsables también de la implementación de la política de seguridad, un punto sobre el que ya convenció a sus homólogos.

También te recomendamos
Aureoles promoverá recurso de inconstitucionalidad contra “superdelegado”
 “Disculpen las molestias”, dice AMLO a gobernadores inconformes con superdelegados

El desfile marcha con atropello y ciertos sobresaltos, entre empujones, cámaras de televisión y brazos con teléfonos celulares bajo una insipiente llovizna que, en el tramo interminable hacia Palacio Nacional, amenaza con convertirse en tormenta.

Los espera el presidente Andrés Manuel López Obrador que, en su segundo día hábil, los recibe en plenaria a puerta cerrada para declarar, según anticipó en la mañana, su respeto al pacto federal, a la diversidad de opiniones, pero con la definición de que la figura de los superdelegados se mantendrá porque es competencia federal, pero les tiende su “mano franca”.

No a todos les preocupan los superdelegados. Por ejemplo, el de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, que no quiere opinar de la controversia constitucional que anunció Silvano Aureoles; tampoco le preocupa el presupuesto porque dice que tiene un acuerdo con el presidente y espera que se lo respete.

–¿No hay daño al pacto federal con los superdelegados? –se le pregunta.

–No son superdelegados y a mí el presidente ya me explicó todo y los (gobernadores) que se oponen es porque no entiende o no les explicaron. Si a mi me mandan a Superman, se va a tener que poner a mis órdenes.

El encuentro será cerrado. Así se anunció en la agenda y así lo están reivindicando cuando entran los gobernadores por la puerta central de Palacio Nacional. Por ahí será, dice Francisco Domínguez, el panista de Querétaro, porque a ese acuerdo llegaron.

López Obrador habló de eso por la mañana sin venir a cuento, declaración inserta en su respuesta al cuestionamiento sobre la controversia constitucional de Aureoles que, en su oportunidad dirá, se opone a que esa misma figura, creada para la política social, tenga también sus manos la seguridad.

Un acuerdo final: le plantean a López Obrador que, en lugar de construir cien nuevas universidades, aumente el presupuesto de las que ya existen.

Entre empellones, uno a uno van ingresando a Palacio Nacional. El último y con retraso es Rutilio Escandón, el electo chiapaneco. La reunión programada para las 6:00 de la tarde se prolonga. Al final se anuncia: no habrá comunicado conjunto, pero varios de los asistentes concedieron entrevistas para asegurar que consiguieron dejar la seguridad en un secretario técnico estatal, que será designado por el titular del ramo federal, Alfonso Durazo.

Dice el de Chihuahua, Javier Corral, que revisarán el techo financiero de las entidades federativas y proclama, en entrevista con Azucena Uresti, de Milenio, que la Conago está de regreso y tiene la esperanza de que recupere su espíritu federalista.

La tormenta finalmente se desata. Los gobernadores se apresuran a sus caravanas vehiculares, ya sin Estado Mayor ni valla de contención en la avenida Plaza de la Constitución, no sin antes presumir sus selfies en redes sociales tal como lo hizo Alejandro Mirat, Alejandro Moreno y el mismo Corral.

.

.

.

.