Quería llegar a EU; vio morir a su esposo e hija en el Río Bravo



Óscar Martínez era un joven salvadoreño que murió ahogado junto a su hija Valeria en el Río Bravo en su intento por llegar a Brownsville, Texas, en Estados Unidos; su esposa Tania logró salvar la vida gracias a que fue rescatada, pero vio cómo su esposo e hija se sumergían y morían.


Tania relató que residían en Altavista, San Martín, y pretendían llegar a Estados Unidos para entregarse a las autoridades migratorias, desde hace dos meses esperaban en un campamento ubicado en el puente Puerta México para conseguir una cita y pedir asilo político.


Agregó que ante las altas temperaturas de hasta 45 grados centígrados, se desesperaron y decidieron cruzar por el río.


En tanto que Rosa Ramírez, la madre de Óscar, reveló que pidió a su hijo que no se fuera a los Estados Unidos el pasado mes de abril, cuando su hijo manifestó su intención de trasladarse a la unión americana para darle un mejor futuro a su hija y esposa, así como para regalarle una casa ella.


Dijo que nunca imaginó que una tragedia de tal magnitud arrancara todos sus sueños, al morir tratando de salvar a su bebé, luchando contra la corriente del Río Bravo.


Lo recuerda como un gran hijo que quiso lo mejor para su familia e informó que a su hijo y a su nieta los sepultarán en el Cementerio La Bermeja, en San Salvador, una vez que el gobierno salvadoreño y mexicano regresen sus cuerpos.


Fuente: La Jornada