.

.

Ordena Trump persecución de indocumentados y su deportacion inmediata


WASHINGTON.- Buscar a inmigrantes indocumentados por todo el país, realizar redadas para deportarlos de manera expedita y enlistar a las policías locales para las detenciones, son algunas de las nuevas medidas ordenadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, revela el periódico The Washington Post.



El general John Kelly, secretario de Seguridad Interior, “firmó” las nuevas directrices para empoderar a las autoridades federales, “para de manera más agresiva, detener y deportar a inmigrantes indocumentados, dentro y en las fronteras de Estados Unidos”, informa el Post en la nota principal de su edición de este domingo.



Dos memorandos firmados por Kelly que obtuvo el diario más importante de la capital estadunidense, especifican las nuevas órdenes que ya llevan a cabo las diferentes agencias federales bajo el mando del secretario de Seguridad Interior, y que técnicamente criminalizan la inmigración indocumentada.



Para llevar a cabo el fortalecimiento de la búsqueda, captura y deportación de inmigrantes indocumentados por todo Estados Unidos, Trump ordena la contratación de por lo menos otros 15 mil agentes federales.



“El aumento de inmigración (indocumentada) en la frontera sur, rebasó los recursos de las agencias federales y ha creado una vulnerabilidad significativa de seguridad en los Estados Unidos”, señala Kelly en uno de los documentos que consiguió el Post.


El secretario de Seguridad Interior sostiene que entre los años 2015 y 2016, aumentó de 10 mil a 15 mil las detenciones mensuales de inmigrantes indocumentados en la frontera sur.



Los memorandos, de acuerdo al despacho del Washington Post que cita a funcionarios de la Casa Blanca, son el “borrador” de las nuevas directrices sobre inmigración del presidente Trump.



“Un vocero del Departamento de Seguridad Interior declinó hacer comentarios sobre los documentos, pero no negó su autenticidad”, enfatiza la información del influyente rotativo.



Las órdenes emitidas por Kelly a las agencias federales bajo su cargo “no incluyen” la participación de la Guardia Nacional para ubicar, detener y deportar a inmigrantes indocumentados.



La semana pasada se filtró a los medios de comunicación que Trump militarizaría la persecución de inmigrantes indocumentados con la participación de la Guardia Nacional, pero de inmediato la Casa Blanca desmintió la información.



Entre las nuevas directrices firmadas por Kelly, está la de conseguir los fondos necesarios para construir el muro que quiere Trump en la frontera con México, sin embargo, el Post apunta que el financiamiento para ese proyecto debe ser aprobado por el Congreso federal estadunidense. Algo que no ha ocurrido.



“Los documentos firmados por Kelly se enviaron al Buró de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), al de Inmigración y Acciones Aduanales (ICE) y al Servicio de Ciudadanía e Inmigración”, destaca el despacho periodístico.



Con los mandatos de Kelly se acelera el procedimiento de las deportaciones de inmigrantes indocumentados que han permanecido (detenidos) en Estados Unidos por dos semanas o menos, y la de todos los que llevan hasta dos años en calidad detenidos y en espera de audiencias migratorias en cortes federales para la apelación de sus casos.



“Otro de los mandatos nuevos es que se deporte de inmediato a los inmigrantes detenidos en la frontera con México, sin derecho a una audiencia migratoria para ahorrar recursos en su mantenimiento y espacio en los centros de detención”, explica el WashingtonPost.




Para contener la llegada de inmigrantes indocumentados, Kelly, en cumplimiento de las promesas de campaña de Trump, ordenó la contratación de 10 mil nuevos agentes para ICE y 5 mil más para la Patrulla Fronteriza.



Se establece como política el “procesar judicialmente” a los padres de familia que se encuentren en Estados Unidos y que hayan pagado a coyotes para meter como inmigrantes indocumentados a sus hijos menores de edad. La criminalización de este tipo de inmigrantes indocumentados, Kelly la destaca como mecanismo para detener el flujo de menores de edad que llegan a Estados Unidos bajo la categoría de inmigrantes indocumentados, procedentes de México y los países centroamericanos.



“Kelly también notificó que buscará ampliar la alianza con los agentes de la aplicación de la ley de los municipios del país, para autorizar a los policías locales a actuar como agentes migratorios, con el objetivo de hacer cumplir los nuevos lineamientos”, destaca el Washington Post.



Actualmente son 32 jurisdicciones municipales de 16 de los 50 estados de la Unión Americana las que colaboran con el Departamento de Seguridad Interior en la identificación, ubicación y captura de inmigrantes indocumentados.
(proceso.com.mx)