.

.

Si la música pone tu piel chinita, tu cerebro es especial

No sólo escuchas la música con más sentimiento, sino que los hemisferios de tu cerebro están mejor conectados.

Intrigado por saber cómo se desencadenaba este fenómeno, Matthew Sachs, un investigador de la Universidad de Harvard realizó un estudio con diez personas que experimentaban escalofríos al escuchar la música y otras diez que no lo hacían.

Tras escanear su cerebro, Sachs descubrió que los que tenían apego emocional y físico a la música también presentaban estructuras cerebrales distintas a las normales.
Esto debido a que contaban con una mayor densidad de fibras conectoras de la corteza auditiva y las áreas que procesan las emociones.Por ende, la investigación arrojó que los cerebros de las personas que reaccionan así a la música tienen una mejor comunicación entre ambos hemisferios.

Además, Matthew comentó que el estudio apuntaba a que las personas que sienten escalofríos tienden a teneremociones más fuertes en general.