MG

Tuxtepec cuenta con un DIF que vive la inclusión laboral

:: Fidel Pastrana, uno de los colaboradores que dan ejemplo al personal.

San Juan Bautista Tuxtepec, Oaxaca.- Para fomentar la cultura de respeto e inclusión de las personas con discapacidad, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia DIF de Tuxtepec  fortalece los programas que brindan oportunidades de salud y laborales   a este sector de la población; la Presidenta  María Luisa Vallejo García  ha puntualizado  este como un derecho a la igualdad de oportunidades a personas  capaces de  dar grandes resultados, como Fidel Pastrana,  un joven profesionista  invidente   que es colaborador en el área de psicología.

El DIF de Tuxtepec   sigue avanzando   con acciones que abren oportunidades a personas con discapacidad pues para la titular esta situación  no  es una limitante para alcanzar una metas; tal es el caso de Fidel Pastrana, psicólogo  tuxtepecano quien  además de dar terapias   imparte cursos de capacitación que  sensibilizan a los ciudadanos  acerca del trato a este sector.

El pasado viernes  fue invitado por  del Centro de Bienestar Social (CBIS) para  dar una cátedra denominada  "Prevención de la Violencia en los Adultos Mayores" tocando temas  orígenes, indicadores  y  sugerencias para prevenirla;  entre los asistentes  estuvieron jubilados del Instituto Mexicano del Seguro Social IMSS  a quien exhortó  a valorarse y a disfrutar a  plenitud de esta etapa, después de una vida de trabajo y amor por sus familias.

Recientemente Fidel Pastrana acompañó a la Presidenta  DIF María Luisa Vallejo García durante la entrega de sillas de ruedas, andaderas, muletas y bastones  a  91 personas de diversas colonias y comunidades,   evento en el que reconoció la preocupación de esta administración por   este sector y el interés porque sea  valorado y respetado como es debido;  destacó cómo el tener una discapacidad visual no fue un obstáculo para estudiar y luego se le abrieran las puertas al área laboral.

Fidel es un joven que a diario llega puntualmente  a las instalaciones  del DIF donde se desplaza con  seguridad  convirtiéndose  para sus compañeros y pacientes en una referencia de que no hay imposibles; al final la jornada lo hace con una sonrisa, satisfecho  de haber  servido a mejorar la vida de alguien y  ayudar a su propio  crecimiento, el mismo que desea para aquellos  que como él luchan por ser ampliamente  productivos para la sociedad.